Este 2020 ha sido un año marcado por la pandemia global ocasionada por el virus Sars-COV-2. Una crisis sanitaria que ha paralizado la sociedad, la economía, la producción, y por desgracia, también algunos avances en materia de acción climática.

A principios del año, un análisis del Instituto El Cano, recogía las principales políticas, acuerdos y proyectos verdes que se esperaban este 2020 tras la cumbre de la COP25 de Madrid. Cerrar las reglas de funcionamiento del artículo 6 del Acuerdo de París, que formaliza el mercado de carbono entre países, y discutir las bases de la financiación climática internacional, eran dos aspectos clave a tratar a lo largo de este año.

Otra de las iniciativas que ha quedado parada a lo largo de este 2020 ha sido el Mecanismo Internacional de Varsovia sobre Pérdidas y Daños, que fue revisado por segunda vez durante la COP25. Este documento debía resolver la cuestión de la financiación de las pérdidas, los daños, y la compensación, a aquellas naciones o regiones afectadas por las consecuencias del cambio climático.

Además, este 2020 se esperaba comunicar la revisión de los compromisos determinados a nivel nacional, es decir, las contribuciones de reducción de emisiones de cada país (NDC). Según el mismo estudio, la clave de la lucha climática de este año, era reforzar las alianzas por la ambición climática en un contexto de liderazgo climático fragmentado.

Países que revisarán su NDC en 2020

En definitiva, las medidas globales de confinamiento y emergencia sanitaria, han dado lugar a que los encuentros diplomáticos para decidir estas cuestiones hayan quedado aplazados.

La COP26 se pospuso a 2021 a causa de la COVID19

En este sentido, incluso la COP26 que se iba a celebrar entre el 9 y 18 de noviembre de este año, se ha postpuesto al próximo 2021. En España, la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética anunciada hace cinco años, está pendiente de aprobación.

Aunque aún queden un gran número de temas pendientes para el próximo 2021, este año la acción climática no se ha detenido. En Plataforma ZEO hemos recopilado los logros más importantes en materia de acción climática conseguidos este 2020, pese a la crisis de la COVID-19.

1. España declara la emergencia climática

El 21 de enero de 2020 el Gobierno español declaró el Estado de Emergencia Climática, previamente aprobado el 17 de setiembre de 2019 en el Congreso de los Diputados, con 30 nuevas medidas ZEO. Entre estas medidas, se comprometía a poner en marcha en un plazo de 100 días:

  • Presentar la Ley de Cambio Climático y Transición Energética en Las Cortes.
  • Establecer la Estrategia de Descarbonización a largo plazo.
  • El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático.
  • Los Convenios de Transición Justa.
  • La Asamblea Ciudadana de Cambio Climático.

Aunque aún queden un gran número de temas pendientes para el próximo 2021, este año la acción climática no se ha detenido. En Plataforma ZEO hemos recopilado los logros más importantes en materia de acción climática conseguidos este 2020, pese a la crisis de la COVID-19.

Pese a la situación de crisis sanitaria, el Gobierno puso en marcha las cuatro primeras, mientras que la Asamblea Ciudadana de Cambio Climático, formada por 150 personas seleccionadas por sorteo representativo, sigue paralizada.

Este órgano, sin duda, será una de las herramientas más democráticas de la historia de España. Y es que las personas que lo formarán podrán aportar ideas y soluciones, para hacer frente la crisis climática, que deberán ser tenidas en cuenta por los políticos.

2. Aprobación del (PNIEC)

El 16 de mayo de 2019 un informe de la European Climate Foundation (ECF) aseguraba que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima español (PNIEC) es el más ambicioso y el mejor diseñado de toda la Unión Europea. Aun así, estaba lejos de cumplir con los objetivos demandados por la entidad internacional.

Por este motivo, España tuvo que endurecer su PNIEC y reenviarlo a Bruselas, donde un comité experto decidirá si es lo suficientemente ambicioso. Finalmente, el 31 de marzo de 2020 fue enviado a la Comisión Europea una segunda versión de este Plan. En él se incluyen medidas y acciones concretas que permitirán a España lograr la neutralidad climática para 2050 y cumplir con los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo de París 2015.

Este Plan refleja que España reducirá un 23% sus emisiones de GEI, con respecto a 1990, eliminando una de cada tres toneladas de gases de efecto invernadero que se emiten actualmente. El texto del documento coincide con el que actualmente se encuentra incluido en la fase de consulta pública del Estudio Ambiental Estratégico (EAE) del plan.

3. Wall Street se suma a la inversión verde

A principios de marzo Larry Fink, uno de los gigantes de Wall Street, explicó en un comunicado que, a partir de ahora, basará sus inversiones en la sostenibilidad de las empresas. Uno de los factores que más tendrá en cuenta el propietario de la empresa Black Rock, que mueve alrededor de seis billones de dólares, es el del grado de emisiones y de contaminación que generen durante sus fases de producción.

El anuncio de Larry Fink demuestra que el compromiso climático de las grandes empresas será fundamental en el terreno de las inversiones. ¿Qué significa esto? Que aquellos proyectos que no tengan ningún plan para reducir su impacto en medio ambiente y que sólo estén preocupados por sus beneficios, podrían verse afectados por las decisiones de los inversores más poderosos de Wall Street.

En este 2020 ha quedado claro que aquellas empresas que no sean ZEO dejarán paulatinamente de ser competitivas en el mercado de las inversiones.

4. Reducción de las emisiones de CO2 un 17%

Según informó la ONU, a principios de abril las emisiones de carbón se redujeron hasta un 17% durante el periodo de confinamiento decretado a nivel global. Un hecho sin precedentes que nos demostró que, cambiando inmediatamente nuestra forma de vida, reduciendo al mínimo el uso de combustibles fósiles, lograríamos reducir la huella de carbono de la humanidad de forma significativa.

En medidas generales, la comunidad científica ha alertado de que este año las emisiones globales GEI se reducirán un 8% a causa de la crisis sanitaria. Una cifra que, anecdóticamente, nos permitirá cumplir con los objetivos de reducción de emisiones demandados por la comunidad científica para el 2020.

Teniendo en cuenta este fenómeno, la sociedad cuenta ahora con la oportunidad perfecta para llevar a cabo una salida verde de esta crisis. Porque de otra forma, tal y cómo ha alertado la ONU, nos acercaremos de nuevo a los niveles previos a la pandemia: esta reducción no tendrá mucho impacto a largo plazo en los niveles de CO2 de la atmosfera.

5. Trump pierde las elecciones

Este 2020 iba a ser el año en el que Estados Unidos dejaba definitivamente el Acuerdo de París 2015. Una decisión que hubiese sido fatal para las negociaciones climáticas internacionales y para la lucha contra el cambio climático. Y es que hay que tener en cuenta que EEUU es el segundo país que más emisiones GEI genera por detrás de China.

Por este motivo, la victoria del demócrata Joe Biden puede haber sido un aspecto muy positivo para la acción climática. Nada más entrar en el poder, el nuevo presidente de los Estados Unidos nombró a John Kerry, el exsecretario que firmó la anexión del país al Acuerdo de París en 2016, como enviado especial para el Clima.

Una decisión que demuestra el nuevo compromiso del gobierno con liderar la lucha contra el calentamiento global. Joe Biden ha mostrado la intención de propiciar una revolución de la energía limpia y la justicia ambiental. Además, el presidente electo prometió donar más de 2 billones de dólares en este ámbito durante los próximos cuatro años de mandato.

La retirada de Trump en el plano político significa una nueva esperanza para la acción climática: Estados Unidos vuelve a querer ser ZEO.

6. China se compromete a ser ZEO para 2060

China es el mayor productor de emisiones GEI del mundo. Su tardía industrialización y su dependencia del carbón, le han puesto en el punto de mira en el plano de la reducción de emisiones.

Pese a que hace años que el país se comprometió a sumarse a la lucha contra el cambio climático con su anexión al Acuerdo de París, sus emisiones crecieron en 2019 entre un 1,7 y un 2%. Además, tras la aprobación del Pacto Verde Europeo, que pretendía aumentar la ambición climática de todos los países, China e India se mostraron reticentes a adoptar sendos compromisos.

Durante la COP25 advirtieron de que antes de comprometerse a ampliar sus planes de reducción de emisiones para cumplir el Acuerdo de París, se debían revisar los incumplimientos de “los países desarrollados” en el periodo previo.

Aun así, pese a todas las reticencias, el presidente Xi Jinping anunció en septiembre frente a la ONU, que China se compromete a ser ZEO para 2060. Se trata de un gran avance en materia de acción climática, puesto que, de hacerse realidad, la humanidad lograría reducir el calentamiento global de la Tierra entre un 0,2 y un 0,3 ªC para finales de siglo.

Si China cumple con sus objetivos de reducción de emisiones será uno de los actores más relevantes de la acción climática mundial.

7. Next Generation EU: La UE reducirá un 55% sus emisiones para 2030

Durante un discurso celebrado el 16 de septiembre de 2020, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, planteó los nuevos retos a los que deberá enfrentarse Europa. El más importante, es la nueva meta de la UE de reducir un 55% las emisiones GEI para el 2030.

Este 2020 Canadá, Chile y Reino Unido también han fijado objetivos ambiciosos de reducción de emisiones para la próxima década

Una línea de acción que han seguido otros países como Canadá, Chile o Reino Unido, que este 2020 también ha fijado una reducción de emisiones similar para la próxima década. También algunas potencias asiáticas como Japón o Corea del Sur, que han anunciado su objetivo de ser ZEO antes de que acabe el siglo.

La presidenta de la Comisión aseguró que la UE tiene suficiente potencia para salir más fuerte tras la pandemia y liderar la transformación hacia una Europa ecológica, digital y más resiliente. Por eso presentó el proyecto NextGenerationEU, un instrumento temporal que ayudará a los países a efectuar una salida verde de la crisis de la COVID-19 y que cuenta con presupuesto de 750.000 millones de euros.

La presidenta de la Comisión aseguró que la UE tiene suficiente potencia para salir más fuerte tras la pandemia y liderar la transformación hacia una Europa ecológica, digital y más resiliente. Por eso presentó el proyecto NextGenerationEU, un instrumento temporal que ayudará a los países a efectuar una salida verde de la crisis de la COVID-19 y que cuenta con presupuesto de 750.000 millones de euros.

La visión de la presidenta de la Comisión Europea sobre el NextGenerationEU incluye también destinar parte de este fondo a motivar la transición a la economía verde. Es decir, a reforzar los pilares del Pacto Verde Europeo, contribuir a elevar los objetivos de reducción de emisiones y acortar los plazos para conseguirlos.

8. Celebración de los diálogos de Petersberg

La última semana de febrero se celebraron de forma telemática los Diálogos de Petersberg, una reunión internacional que habitualmente tiene lugar en Berlín. El evento contó con la participación de líderes y representantes políticos de más de 30 países.

Una de las intervenciones más memorables fue la de Antonio Guterres, que insistió en la importancia de afrontar la emergencia climática de forma conjunta. El secretario general de las Naciones Unidas también alertó que las acciones y medidas para paliar el calentamiento global se “demoran” cada año y que al final, “costará mucho más en concepto de vidas y medios de subsistencia perdidos, negocios paralizados y economías dañadas”.

Los diferentes líderes llegaron a la conclusión de que la receta perfecta para emprender una acción climática efectiva es aplicar la mitigación, la adaptación y la financiación. En este sentido, coincidieron en la necesidad de contar con un fondo aproximado de 100.000 millones de euros para reconstruir una sociedad ZEO capaz de proteger al planeta.

Configuraron seis acciones clave para hacer frente al cambio climático a nivel internacional.

Mayor conciencia y divulgación climática

Pese a todos estos avances en materia de acción climática, uno de los aspectos más importantes que nos ha dejado este 2020 es la creciente conciencia ambiental gobal. Una nueva corriente de pensamiento emprendida por la sensación de vulnerabilidad frente a la pandemia: buena parte de la sociedad ha visto esta crisis sanitaria, como una respuesta de la naturaleza a nuestro sistema de producción y consumo.

Esta tendencia ha sido respaldada por las plataformas televisivas y de streaming, que no han dejado de ofrecer producciones que alertan a la sociedad del cambio climático y ponen el foco en la urgencia de construir una nueva sociedad ZEO.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO