El objetivo marcado por la comunidad internacional en los acuerdos de la COP21 de París para conseguir que el aumento de la temperatura del planeta no sobrepase los 1,5ºC, supone que el CO2 que se acumula en la atmósfera y que es el causante del aumento de la temperatura en la tierra, haya de ser capturado y almacenado a la vez que las emisiones de GEI se reducen.

Carbon Cycle

Los captadores y sumideros naturales de CO2 son los bosques y los océanos. También se están desarrollando técnicas artificiales de captación y almacenamiento del CO2, que de momento no son eficaces.

Los océanos son los principales sumideros de carbono naturales, son capaces de absorber alrededor del 50% del CO2. Esta captura la llevan a cabo, sobre todo, el plancton, los corales, los peces, las algas y otras bacterias fotosintéticas. Pero si se sobrepasa el límite de la capacidad del océano para la captura, se provoca la acidificación, es decir, un descenso del PH. Esto provoca que especies como el coral y las algas se vayan debilitando y mueran y, por tanto, disminuya la capacidad de los océanos de ser sumideros de CO2.

¿Cómo capturan CO2 los bosques?

Los bosques capturan el CO2 de la atmósfera y lo almacenan en sus estructuras leñosas mediante la fotosíntesis.

El retorno del CO2 a la atmósfera por parte de los bosques se produce sobre todo por la respiración autotrófica, la heterotrófica y los incendios.

Un árbol de 20 años absorbe anualmente el CO2 emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 km

La principal emisión tiene lugar por la respiración de los organismos heterotróficos que son organismos que obtienen la materia orgánica de otros organismos vivos, insectos, bacterias, hongos, etc.

¿Cómo almacenan el CO2 los bosques? Los reservorios

Como ya hemos visto, el CO2 capturado de la atmósfera se almacena en forma de carbono (C) formando parte de la materia orgánica de las plantas. Una parte de la misma pasa posteriormente a almacenarse en la hojarasca, el suelo, los productos de la madera, etc.

Los reservorios son almacenes de carbono, es decir, sistemas capaces de acumular o liberar carbono. Si la cantidad de carbono que entra en estos reservorios es mayor que la que sale, serán considerados sumideros (captadores de CO2 de la atmósfera). En el caso contrario, serán una fuente de gases de efecto invernadero.

Esta capacidad de almacenamiento de CO2 no sólo depende de los árboles y arbustos, sino también del suelo de los bosques que propicia la retención de agua y nutrientes. Por eso cuando limpiamos los bosques sólo tenemos que retirar los materiales que les son ajenos.

¿Sabías que…?

Los árboles son los pulmones del planeta, absorben CO2 y producen oxígeno.

En España cada persona emite unas 8 Tm de CO2 al año. Tenemos el reto de reducir esta huella a 2 Tm en 2050.

Un árbol absorbe entre 10 y 30kg de CO2 al año.

Un árbol de 20 años absorbe anualmente el CO2 emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 km.

Dependiendo de la gestión de los bosques que llevemos a cabo, haremos que sean capaces de capturar más o menos CO2. La silvicultura, que es el cultivo de los bosques, especialmente para su aprovechamiento racional, tiene mucho que ver con la capacidad de los bosques para capturar y almacenar CO2

Un bosque bien gestionado almacena unas 1,5 veces más de carbono orgánico

“Los resultados de estos trabajos demuestran que hay, aproximadamente 1,5 veces más cantidad de carbono orgánico en los pinares que han tenido una silvicultura respecto a aquellos del mismo territorio, pero que no han sido gestionados desde que se plantaron. Por lo tanto, la silvicultura es capaz de aumentar la captura adicional de varias toneladas de carbono por hectárea reforestada ” afirma Consuelo Carmen Brígido García, Ingeniera de Forests.

No todas las especies tienen la misma capacidad para capturar CO2

En la cuenca mediterránea las especies que captan más CO2 en las ciudades son el cinamomo, la acacia de tres espinas, la jacaranda y el olmo.

En cuanto al ámbito forestal, son el pino carrasco, el piñonero y el roble.

Acacia de tres espinas
Roble

Actualmente existen proyectos de plantación de bosques de Paulonia tormentosa sobre todo en levante y en Andalucía. Este árbol capta 10 veces más de CO2 que cualquier otra especie, unos 21,7kg diarios. Además, sus raíces limpian el suelo sobre el que está plantado, crece más deprisa de lo habitual, su madera pesa menos y, al no presentar nudos, es más rentable.

Una vez talado renace hasta 7 veces. Pero necesita bastante agua y está catalogado como especie invasora. Hay que ver si compensa su plantación masiva ya que puede destruir los ecosistemas nativos de la zona.

Paulonia Tormentosa

Varios proyectos europeos calculan y cuantifican el CO2 almacenado en los bosques y la incidencia de su gestión en la capacidad de captación y almacenamiento.

El proyecto europeo CARBOINVENT, que aporta los datos requeridos por el Protocolo de Kioto, ha cuantificado el carbono que se acumula en los bosques. En su biomasa los bosques acumulan 550 gigatoneladas de carbono. Esta capacidad de absorción y almacenamiento de carbono se mantiene actualmente y tiene potencial para seguir a medio plazo, sobre todo en el hemisferio norte.

Otro proyecto europeo es el SILVISTRAT, en el que, entre otras cosas, se evaluan los valores de diferentes variables forestales en función de la intensidad de las intervenciones de gestión. Este proyecto concluye que, en el caso de los sistemas mediterráneos y, debido a la falta de agua, la gestión no tiene muchas posibilidades para elegir. En los bosques mediterráneos las épocas idóneas para la fijación de carbono serán la primavera y el otoño.

Estos proyectos, así como el proyecto ATEAM o el ALARM, constatan que los ecosistemas mediterráneos y los de la alta montaña son los más perjudicados por el cambio climático.

Según el estudio publicado en la revista Science por los investigadores del Instituto de Biología Integrativa del Instituto federal Suizo de Tecnología de Zurich (ETH-Zurich), plantando 500.000 millones de árboles se conseguiría aumentar en un 25% la superficie forestal. Esta propuesta, más económica y efectiva que otros proyectos propuestos, permitiría capturar un 25% de GEI y mitigar el cambio climático.

Para el IPCC, una de las consecuencias del cambio climático en la cuenca mediterránea será, y ya es, el aumento de las temperaturas y el descenso de las precipitaciones, sobre todo en verano. Las lluvias cada vez serán más infrecuentes, y los períodos sin lluvia serán más largos. Estos cambios afectarán negativamente la vegetación, harán aumentar la aridez por la menor disponibilidad hídrica para las plantas y, de rebote, los incendios forestales y las plagas menudearán. Los bosques, por tanto, se verán afectados tanto económica como ambiental.

Si la situación de sequía se agrava los bosques pierden carbono, ya que aumenta más la emisión que la captación

El aumento de la temperatura en el bosque provoca que los árboles de hoja caduca alarguen su periodo vegetativo. Esto sólo será una ventaja para el mantenimiento del carbono si no aumenta la sequía. Lo ideal sería grandes cantidades de agua y temperaturas altas, como en los bosques tropicales.

Es lo que consigue el Proyecto Serapium de Egipto, que aprovecha las aguas residuales regeneradas, ricas en nitrógeno y fósforo, de la ciudad de Ismailia, y las vierten en el bosque de 202 hectáreas donde fertilizan la gran variedad de árboles que se han plantado.

Este proyecto forma parte de un gran proyecto egipcio THE NATIONAL PROGRAM FOR THE SAFE USE OF TREATED SEWAGE WATER FOR AFFORESTATION que quiere ganar la batalla contra el desierto que está apoderándose de las tierras fértiles, creando bosques comerciales y sostenibles.

También en África encontramos el ambicioso proyecto GREAT NEW WALL en la región del Sahel, una iniciativa totalmente liderada por África. La Gran Muralla Verde es un ambicioso proyecto que busca hacer crecer una maravilla natural de 8.000 km en toda la amplitud de África. Desde 2007, se han plantado millones de árboles en el extremo sur del desierto del Sahara, pero aún faltan millones de árboles para completar el muro.

The Great Green Wall will stretch from Senegal to DjiboutiGlobal Environmental Facility

En China, en 1978, se puso en marcha el proyecto THREE-NORTH SHELTER FOREST PROGRAM. El programa de reforestación más grande del mundo. Su objetivo es establecer 35 millones de hectàreas de bosques de cinturón de abrigo entre 1978 y 2050.

El oriente medio, en una finca orgánica en Zippori, en el norte de Israel, el científico Eli Cohen ha fundado Ayala Water and Ecology. Esta empresa utiliza plantas acuáticas que actúan como pulmones verdes a la vez que limpian los sistemas de alcantarillado, el agua y el suelo contaminados, de manera natural sin emplear productos químicos ni energía, por lo tanto, totalmente ZEO. Reduce la huella de carbono y la revierte.

Y es que los países están luchando para conseguir revertir la desertificación, absorber CO2 y conservar la vida silvestre, logrando, al mismo tiempo, el desarrollo económico.

Más cerca de nosotros también se desarrollan iniciativas ingeniosas para revertir la deforestación como es el caso de los drones de Dronecoria, que siembran 100 semillas por segundo, rápidamente y sin emisiones. Ya lo han hecho en terrenos de Almería y Granada.

Los drones de reforestación de Dronecoria tienen la estructura de madera y siembran las semillas previamente preparadas mediante una máquina de peletizar semillas, también desarrollada por Dronecoria. Las semillas se cubren con una combinación de nutrientes que les permiten crecer en los lugares donde de otra manera no podrían hacerlo. Con estos tratamientos pueden conseguir que tan sólo con una lluvia las semillas germinen.

La plantación de árboles también es un medio para reducir la huella de carbono de empresas y ciudadanos. Muchas plataformas ofrecen este servicio, por ejemplo, ECODES, PLANT A TREE, Arboliz, BOSQUES SOSTENIBLES, etc. Incluso existen iniciativas como Ecosia, un search engine que planta un árbol cada vez que buscas un número determinado de palabras.

Pero si no conseguimos los objetivos ZEO (Zero Emissions Objective), la reforestación, el freno a la desertificación y otras medidas para capturar los GEI no serán suficientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO