Aunque parezca un enunciado difícil de creer, es tan cierto como el pronóstico de que, si no logramos descarbonizar la economía para el año 2050, estaremos en riesgo de incrementar la temperatura del planeta más allá de sus posibilidades de adaptación. Y es que, tal y como establece el Acuerdo de París 2015, para no llegar a una situación irreversible, debemos conseguir mantener un incremento de la temperatura del planeta por debajo de los 2ºC, con respecto a los niveles preindustriales.

La afirmación de que “el cambio climático es más mortal que el Coronavirus” fue publicada hace una semana en la página principal del portal web de la ONU. El secretario general de este organismo internacional, Antonio Guterres, aseguró que, pese a la situación de pandemia global que vivimos a causa de la crisis sanitaria del COVID-19, es importante no olvidar ni esconder la importancia de otra crisis que hace mucho más tiempo que sufrimos: la del cambio climático.

Aunque ambas crisis tienen una dimensión global, afectan a la salud humana y están teniendo un impacto directo en la economía global, sólo una de ellas ha conseguido la movilización y acciones globales necesarias para ponerle fin. La crisis climática aún no es concebida como un problema realmente relevante entre todos los sectores de la sociedad, pero, ¿podría conseguir la misma relevancia si la sociedad supiera que a la larga, será más mortal que el Coronavirus?

Mortalidad del Coronavirus versus mortalidad del cambio climático

Aunque es difícil establecer equivalencias sobre los índices de mortalidad entre ambas crisis algunos estudios pueden aportar un poco de luz sobre esta cuestión.

– Muertes asociadas a la subida de la temperaturas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 2030 y 2050 el cambio climático causará la muerte de 250 mil personas cada año. En la actualidad, el calentamiento global y las elevadas temperaturas en países cálidos como Australia, la India y Japón ya han hecho variar los índices de mortalidad. El año pasado, una ola de calor en Japón registró más de 100 muertes y 18.000 ingresos en hospitales.

Aunque no hace falta irse tan lejos para ver los efectos que está teniendo la crisis climática en la salud de los ciudadanos. Entre los meses de junio y septiembre de 2019, Francia registró 1.462 muertes más de las habituales asociadas a la subida de las temperaturas. Algunos datos más cercanos son los recogidos por el III Informe sobre el Cambio Climático en Cataluña, donde cada año mueren 300 personas por esta consecuencia climática.

– Muertes asociadas a la propagación de enfermedades

Otro de los efectos adversos asociados a la subida de las temperaturas es la generación de condiciones climáticas favorables para la propagación de algunas enfermedades. La más conocida es la del dengue. Este virus que se transmite a través de los mosquitos se ha multiplicado exponencialmente desde 1950, cuando empezó a producirse el incremento de las temperaturas a causa de la explotación de los combustibles fósiles.

El año pasado, los casos de esta enfermedad que afecta en mayor medida a la población infantil y que tiene una tasa de mortalidad del 2,5%, se vieron ampliamente incrementados. Según la AMSE (Asociación de médicos de exterior), se estima que anualmente unas 975.000 personas mueren a causa del dengue.

Según la OMS, las variaciones climáticas provocadas por el calentamiento global influyen significativamente en la propagación las enfermedades transmitidas por el agua o a través de insectos. También, pueden ampliar la distribución geográfica del virus, como sucederá con la enfermedad de la esquistosomiasis en China o el paludismo, responsable de la muerte de casi 600.000 personas cada año, que verán incrementadas sus zonas de contagio si no frenamos el cambio climático.

– Muertes asociadas a las catástrofes naturales causadas por el cambio climático

Las consecuencias y fenómenos climáticos extremos también han tenido un elevado impacto en la mortalidad de los ciudadanos. En países como Nepal, la India, Bangladesh o Myanmar el año pasado las precipitaciones de la época del monzón, que en 2019 estuvieron muy por encima de la media a causa al cambio climático, acabaron con la vida de más de 2.200 personas. En 2018 el ciclón AVA y Eliakin en Madagascar se llevaron a unas 70 personas y los huracanes Florece y Lane provocaron 37 muertos en EEUU.  

Éste es solo un pequeño ejemplo de las consecuencias climáticas adversas que trae consigo el cambio climático. La comunidad científica augura un incremento de estas a lo largo de los próximos 20 años.

En 2017, 18 millones de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares a causa del cambio climático

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OMI), en 2017, 18 millones de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares por motivos medioambientales, que la comunidad científica asocia al cambio climático. Los datos de la OMI son claros:

  • 8,6 millones de personas se tuvieron que desplazar debido a las inundaciones causadas por la subida del nivel del mar o lluvias anormales
  • 7,5 millones lo hicieron por tormentas
  • 1,3 lo hicieron por sequía

A finales de enero de este mismo año, los incendios en Australia se llevaron a casi 30 personas, mientras que en los incendios del Amazonas, donde 43 hectáreas acabaron consumidas por el fuego, se produjeron incontables pérdidas de animales y especies únicas de la zona.

La fecha para frenar la “curva” de la crisis climática será 2050

Pese a que los datos de la mortalidad del COVID-19 no son definitivos, puesto que se trata de una crisis que estamos viviendo en la actualidad, el mapa mundial recoge más de 21.000 muertos en 178 países. Aunque según los expertos viendo los datos de la evolución de la infección en España, con 49.500 casos confirmados, 3.647 fallecidos y 5.367 recuperados, el pronóstico de recuperación es positivo. Tal y como afirman el Ministerio de Sanidad y el de Defensa en España, “en cuanto consigamos frenar la curva frenaremos el contagio”.

Entre 2030 y 2050 el cambio climático acabará con la vida de 5 millones de personas

En China tardaron unos dos meses en frenar esta curva, en Corea y Taiwán poco más de un mes y en España, si seguimos las recomendaciones del Gobierno de adoptar el confinamiento, lo haremos en una o dos semanas. En la crisis climática los expertos están poniendo el límite para frenar la “curva” -en este caso de incremento de la temperatura planetaria-, en 2050, el año en el que la mayoría de países firmantes del Acuerdo de París se emplazaron a ser ZEO -cero emisiones-. Pero para entonces, y teniendo en cuenta los pronósticos de la OMS, el cambio climático ya habrá acabado con la vida de 5 millones de personas.

Es por eso que el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres ha insistido tanto en que la preocupación por el Covid-19, no debe reducir el esfuerzo mundial en la lucha contra la emergencia climática. De hecho, esta crisis sanitaria ha demostrado que con voluntad política y social, es posible cambiar hábitos y adoptar medidas más restrictivas que suponen una completa transformación.

Las medidas restrictivas del COVID19 han sido positivas para la lucha climática

Según datos de Carbon Brief, durante esta crisis sanitaria, China ha reducido su producción de petróleo y carbón en un 35% evitando la emisión a la atmosfera de 200 millones de toneladas de CO2, lo equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante ese período.

Alrededor de todo el mundo, los satélites nos muestran datos de cómo se han reducido entre un 50 y 60% los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno en las grandes ciudades mejorando la calidad del aire de las mismas. Parece que las medidas adoptadas para hacer frente al COVID19 han sido positivas para la lucha climática, consiguiendo reducir la huella de carbono humana durante este período.

Además, durante este confinamiento también es posible reducir nuestra huella de carbono a nivel personal. Adoptando un confinamiento ZEO y siguiendo las recomendaciones de esta Plataforma, podemos aprovechar la reclusión para ser más sostenibles y cuando todo esto acabe, seguirlas en nuestra vida diaria.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO