El 19 de septiembre de 2021 entró en erupción la zona volcánica Cumbre Vieja, situada en la isla española de La Palma, en las islas Canarias.

Al parecer, el motivo de esta repentina erupción tiene que ver con el cúmulo de miles de seísmos, que tuvieron lugar en la zona una semana antes. Estas vibraciones de la superficie terrestre generadas por el movimiento de las capas internas (corteza y manto) hicieron estallar la cámara magmática de este volcán.

Desde el 11 de septiembre, el Instituto Geográfico Nacional y el Instituto Volcanológico de Canarias registraron una importante acumulación de pequeños terremotos en el entorno de la Cumbre Vieja, con focos que comenzaron a más 20 kilómetros de profundidad, pero que fueron ascendiendo progresivamente hasta la superficie.

Por este motivo, se estableció en la Isla el semáforo amarillo por riesgo volcánico en esa zona (nivel 2 de 4) y empezaron a evacuar a los vecinos situados en las áreas más cercanas al volcán.

Duras consecuencias para los residentes cercanos al volcán

Las consecuencias de este fenómeno han tenido un efecto directo en la población de la isla. Miles de personas han tenido que abandonar sus hogares debido a la lava, que finalmente llegó al océano el 29 de octubre.

Y es que este volcán ha provocado un gran número de pérdidas para las familias que invirtieron en una vivienda cercana al volcán y que, tras la erupción y la bajada del magma al mar, lo han perdido todo. Más de 400 hectáreas de terreno y 5.500 personas en las zonas de Tacande y El Paso han sido evacuadas. Alrededor de 946 edificaciones han desaparecido de las 1.074 afectadas.

Además, el volcán ha afectado también a la flora y fauna colindante, que tardará de cuatro a diez años en recuperarse.

Aún así, también es importante conocer cómo ha afectado la erupción del volcán Cumbre Vieja al cambio climático y al cómputo de emisiones GEI. Y en general, descubrir cómo contribuyen este tipo de fenómenos al calentamiento global de la Tierra.

Diversos estudios demuestran que, a lo largo de la historia, las grandes erupciones han influido en el clima a largo plazo. Sin embargo, ¿ocurrirá lo mismo con las cenizas y gases desprendidos del interior de Cumbre Vieja?

La realidad es que las erupciones volcánicas no sólo lanzan Gases de Efecto Invernadero (GEI), sino también dióxido de azufre y otros compuestos que tienen el efecto contrario.

En el caso de las cenizas, los científicos aseguran que estas caen rápidamente desde la estratosfera y desaparecen en días o semanas. Las cenizas no tienen efectos notables sobre la biodiversidad o la naturaleza, pero sí sobre el clima. Un ejemplo de esto lo vemos en el volcán Eyjafjalljökull en Islandia, que cuando estalló en 2010 provocó una gran contaminación de los acuíferos y provocó una positiva proliferación del plancton en el océano.

El efecto positivo de los volcanes en el medio ambiente

Y es que los volcanes pueden tener un efecto negativo y positivo en el medio ambiente al mismo tiempo.  Aunque estos expulsan a la atmósfera grandes cantidades de CO2 (un gas de efecto invernadero) en poco tiempo, también arrojan otros gases volcánicos, como el dióxido de azufre (SO2), que reducen el calentamiento global de la Tierra. Ahora bien, ¿Y como puede ser eso?

Cuando entra en contacto con la estratosfera, el dióxido de azufre se convierte en ácido sulfúrico (H2SO4), un componente que se condensa rápidamente creando una película natural (capas de aerosoles), que refleja la radiación del Sol hacia el espacio. Este fenómeno ayuda a enfriar la troposfera, la capa más baja de la atmósfera terrestre.

Según explicó el vulcanólogo José Luis Barrera a la revista National Geographic, “estos aerosoles se instalan en las capas medias y altas de la atmósfera terrestre, provocando un descenso brusco de las temperaturas que pueden llegar hasta los 2 grados centígrados”.

Inscríbete en el taller ZEO de compostaje

Aprende a hacer compostaje casero y ahorrarás dinero y emisiones de CO2.

La contribución de los volcanes al cambio climático

Pero pese a que el dióxido de azufre pueda generar un enfriamiento global de la atmósfera, el volcán también genera emisiones de dióxido de carbono.

La comunidad científica ha asegurado que las emisiones globales de dióxido de carbono provocadas por los volcanes indican que tanto los volcanes superficiales como los submarinos liberan un porcentaje de CO2 mucho menor que el generado por la actividad humana.

De hecho, algunos estudios revelan que, en el pasado, los volcanes llegaron a provocar un aumento del calentamiento global y la extinción de algunas especies, aunque aún no se dispone de suficiente documentación para confirmarlo.

De todos modos, se estima que la tasa de emisión de CO2 de los volcanes terrestres y marinos está entre los 0,13 a 044 gigatoneladas al año, mientras que en 2019 la emisión de CO2 causada por el hombre superó las 30 gigatoneladas de CO2. Sin duda, una cantidad 70 veces superior a la de estas estructuras geológicas.

En este sentido, aunque es cierto que los volcanes emiten CO2 a la atmosfera, como su contribución es tan mínima, no se pueden considerar un gran enemigo de la lucha contra el cambio climático.

El CO2 que un volcán genera en 9 horas, el ser humano lo genera en 2,5h

Y es que según datos del National Geographic, se calcula que la erupción del Monte Saint Hellens (EEUU) en 1980 generó 10 millones de toneladas de CO2 en 9 horas. Sin embargo, según datos globales de emisiones, la humanidad es capaz de expulsar esta misma cantidad en unas 2,5 horas.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de erupciones volcánicas son esporádicas, mientras que las que generamos los seres humanos a través de la industria, el suministro energético o el transporte, son constantes y sin pausa.

Aunque los volcanes sí que contribuyen a expulsar gases de efecto invernadero, lo hacen en una proporción mucho menor de la que lo hacemos los humanos. Por este motivo, somos las personas las que debemos empezar a actuar para reducir el calentamiento global de la Tierra y migrar a una sociedad ZEO.

Porque aun estamos a tiempo para lograr los objetivos del Acuerdo de París (2015), únicamente es necesario una conciencia climática que nos lleve a la acción y así poder sentir la satisfacción de actuar.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
HAZTE ZEO
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO

Información Básica Sobre Protección de Datos:
Responsable: SPONSORING MARACANA SL
Finalidad: Atender sus consultas y/o solicitudes. Acciones comerciales
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de
Datos en nuestra página web, apartado Política de Privacidad

Acepto las condiciones legales y la Política de privacidad