El pasado 5 de octubre el Congreso de los Diputados validó definitivamente el Real Decreto-ley 15/2018 que incluye, entre otras medidas urgentes para la transición energética, la eliminación del impuesto al sol. Pese a la creencia popular de la mayoría de españoles, el impuesto al sol  nunca se ha aplicado si el autoconsumo se genera en un ámbito doméstico. No como sucedía con las grandes empresas –conectadas a la red-, con un consumo energético mayor de 10 kWh, que sí que debían pagar este controvertido impuesto.

Tras la desaparición de las trabas administrativas que han dificultado durante años la transición al autoconsumo,  ahora la sociedad está tomando una actitud más ZEO y empieza a plantearse este modelo de abastecimiento energético. Pero, ¿por dónde empezar?

1. Decide qué tipo de autoconsumo quieres

Antes de plantearte ser energéticamente suficiente, es necesario plantearse qué tipo de autoconsumo es el más óptimo para la vivienda o para la economía del usuario. A groso modo existen dos formas de autoconsumo: el autoconsumo asistido y el autoconsumo aislado.

Autoconsumo asistido

En la modalidad del autoconsumo asistido existe conexión con la Red de Distribución Pública aunque ambos generadores no pueden estar trabajando a la vez. Mediante la instalación de un sistema de conmutación, la energía “limpia” que producimos con el autoconsumo no se mezclará con la energía que circula por la red pública. También será necesario, aunque el usuario esté conectado a la red, contar con un sistema de baterías.

Autoconsumo aislado

En la modalidad del autoconsumo aislado no existe ninguna conexión eléctrica con la Red Pública. Se trata de la forma más auténtica de autoconsumo ya que el usuario es 100% ZEO y no depende de ninguna comercializadora ni distribuidora.  Con este tipo de autoconsumo eléctrico es necesario valorar que quizá la generación de energía no es suficiente y pueden existir cortes de luz. También dependerá de si se cuenta con una capacidad de almacenaje superior, es decir, baterías con gran capacidad, para lidiar con posibles efectos adversos.

Autoconsumo compartido

Existe también otra modalidad para aquellos que viven en grandes ciudades o en bloques de pisos. El autoconsumo compartido permite generar energía a través de una instalación de manera compartida entre varios usuarios. Desde Agosto, ya está operativa la primera instalación de autoconsumo eléctrico en España mediante el apoyo de la comercializadora Hola Luz. Las 7 placas instaladas en la azotea del edificio generarán energía limpia para abastecer más de un 60% de la demanda energética del bloque.

2. ¿Qué necesitas?

Para poder tener una independencia energética total lo más importante es contar con uno o dos paneles solares. Los paneles solares son el sistema de autoconsumo más asequible gracias a los últimos avances tecnológicos que abaratan su coste en la fabricación. Es posible comprarlos e instalarlos fácilmente con la ayuda de un técnico y también instalarlos tanto en terreno llano como en el techo de la vivienda.

Aunque no es tan popular, también es posible instalar un sistema mini-eólico para obtener energía. Esta opción requiere más espacio para este tipo instalación de autoconsumo eléctrico.

Enegías renovables

Las baterías

Tras instalar los sistemas de obtención de energía es importante tener en cuenta las baterías, que tienen una vida útil de 25 años y son la parte más costosa de la instalación. La energía que no se consuma en un primer momento se guardará en las baterías para posteriormente utilizarla cuando no se pueda obtener de manera natural – cuando es de noche, hay mal temporal o no hay viento-.

Baterías litio

Para un autoconsumo eléctrico óptimo es necesario contar también con un regulador de carga para controlar la corriente que absorbe nuestra batería y así poder aprovechar la energía captada por los paneles solares. Evidentemente la instalación de consumo eléctrico también necesitará de un inversor: un convertidor que convierte la energía que procede del generador en energía útil para nuestro consumo.

3. Presupuesto de autoconsumo eléctrico

El factor económico es el freno de muchas familias a la hora de pensar en pasarse a la energía limpia y ser ZEO. Una instalación de autoconsumo eléctrico puede tener un coste global de 8.000€ que se amortizará pasados 10 años. Y es que, desconectarse de la red eléctrica elimina completamente la dependencia de las comercializadoras eléctricas y sus continuas subidas en la factura de la luz.

Ahorro energía limpia

Una instalación de autoconsumo eléctrico puede durar más de 20 años, por lo que resulta rentable apostar por las energías renovables tanto a medio plazo como a largo plazo. Se trata de una alternativa legal que puede hacernos ahorrar entre el 40% y el 90% en el consumo eléctrico del hogar – el 100% si hablamos de autoconsumo aislado-. Además todo esto ayuda de manera muy directa a reducir las emisiones de CO2. Con el autoconsumo eléctrico evitamos seguir alimentando el oligopolio de las eléctricas que obtienen energía a través de combustibles fósiles y agravan la situación de nuestro planeta ante el cambio climático

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO