La contaminación atmosférica ha alcanzado peligrosas cotas en los últimos años. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la polución del aire causa siete millones de muertes cada año, 600.000 mil de ellas niños y niñas.

En Europa, la cifra alcanza las 400.000 muertes anuales y en países como China, asciende a las 4.400 muertes diarias, según afirma el último estudio de la Universidad de Berkeley. Algunas de las ciudades más urbanizadas del mundo se han empezado a alertar debido a las alarmantes cifras de contaminación atmosférica recogidas los últimos años.

Un ejemplo de ello es el de la cosmopolita ciudad de Barcelona. Los últimos datos de la Agencia de la Salut Pública de Barcelona muestran que el exceso de contaminación está provocando alrededor de 1.000 muertes naturales al año en la ciudad. Además, la mala calidad del aire podría estar influyendo en la muerte de 525 personas más, pacientes de asma infantil, y 110 más, nuevos casos de cáncer de pulmón.

Eliminar la circulación de vehículos a motor es clave para mejorar la calidad del aire de las ciudades

Estas pérdidas humanas serían totalmente evitables si lográramos hacer nuestras ciudades más sostenibles. Para poner fin a este problema, es fundamental eliminar la circulación urbana de vehículos, impulsar planes para mejorar la calidad del aire y establecer un mayor número de zonas verdes en las ciudades.

La Comunidad Autónoma de Cataluña, con la colaboración del Instituto Ramon Llull, denuncia el exceso de contaminación atmosférica de las ciudades en la nueva edición de la Biennal de Arquitectura de Venecia. Lo hará a través de un proyecto titulado “Aire”, enmarcado en esta Biennal intencional, que desde 1980 exhibe las propuestas de la arquitectura del momento a través de nuevos edificios y exposiciones en diferentes partes del mundo.

En definitiva, este evento fija las preocupaciones y retos a los que se enfrenta el sector de la arquitectura del momento. Es por eso que, para esta ocasión, Cataluña -que participa por quinta vez en la Biennal-, presenta “Aire”, una iniciativa que pretende mostrar a través de imágenes y evidencias cartográficas, el estado y la mala calidad del aire de la ciudad de Barcelona.

A través de multi-proyecciones inversivas mostrará, por una parte, Barcelona como caso de estudio, y por otra, la distribución mundial de la contaminación del aire. Además, se expondrá el ránking de las 16 ciudades más contaminadas de Europa.

Olga Subirós, la arquitecta que representará a Cataluña en esta Biennal, ha explicado al diario ARA, cómo se redujo la contaminación atmosférica en Barcelona durante el confinamiento. Y es que, justo antes de la declaración del estado de alarma, colocó sensores de calidad del aire en puntos estratégicos de la ciudad condal como el Barrio Gótico y el Frente Marítimo.

Los datos avalados por la Generalitat de Cataluña demostraron que, desde marzo de 2020, los niveles de contaminación se redujeron entre un 70% y un 80% en Barcelona. Según Subirós, estas cifras nos muestran que, si queremos, es posible cambiar. Para reducir el número de muertes por contaminación atmosférica es vital rediseñar y reformular las ciudades para hacerlas más sostenibles.

¿Qué relación existe entre el cambio climático y la contaminación atmosférica?

La contaminación del aire en las ciudades se ha convertido en un grave problema de salud pública. Ahora bien, ¿cuál es su papel en el cambio climático?

La contaminación atmosférica, ocasionada por el monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno (NOx) y los hidrocarburos no quemados (HC) y otras partículas, no afecta de forma directa al calentamiento global del Planeta, aunque supone un grave problema para la salud.

Lo que sí que contribuye al cambio climático es otro de los gases originados por los motores de combustión. El diésel y la gasolina son grandes emisores de dióxido de carbono (CO2), un gas inocuo para la salud humana, pero el principal responsable del cambio climático.

Según los últimos datos sobre emisiones GEI en España, el transporte es responsable del 29,1% de todas las emisiones del país. Es por eso que la nueva Ley de Cambio Climático en España ha “condenado a muerte” al coche de combustión.

A partir de 2040, en España no se podrán vender turismos que no sean eléctricos. En los próximos 20 años, los fabricantes automovilísticos deberán iniciar su transición a la producción de coches ZEO (cero emisiones) si quieren ser competitivos en nuestro país.

El cambio climático empeora los efectos negativos de la contaminación atmosférica

Además, se ha demostrado que el cambio climático también exacerba la contaminación atmosférica. El calentamiento global ha generado una situación de mayor estabilidad atmosférica, un hecho que propicia el aumento de los contaminantes atmosféricos que están a nivel de la troposfera.

Según Alberto Sanz, investigador y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, tanto el cambio climático como la contaminación atmosférica provocada, en mayor medida, por el actual sistema de transporte y la industria, están interconectados. Cuanto mayor sea el cambio climático en las zonas áridas o semiáridas con climas mediterráneos, más condiciones existen de que se origine el ozono troposférico.

Porque el aire no se disuelve a medida que coge altura, si no que permanece denso con sus propiedades perjudiciales para la salud. Cuando este aire esta altamente contaminado y contiene compuestos químicos fruto de la quema de combustibles, gasolina y solventes químicos, se puede originar este ozono troposférico.

Según la NASA, el ozono troposférico es un gas incoloro y muy irritante, que provoca una especie de niebla densa catalogada como Gas de Efecto Invernadero que contribuye al calentamiento global de la Tierra.

Sin lugar a dudas, el tráfico es una importante fuente de gases GEI y gases perjudiciales para la salud que contaminan nuestra atmosfera. El actual sistema de transporte, producción y consumo está poniendo verdaderamente en peligro nuestra salud y la del Planeta.

Por suerte, la mayoría de países ya han puesto una fecha límite para que los coches de combustión fósil no puedan circular. Ahora es el momento de que nosotros, como consumidores, apostemos cuanto antes por la movilidad sostenible.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO