Desde hace una semana no se habla de otra cosa que del Coronavirus. En España ya hay más de 11.000 casos positivos y 500 muertes por el llamado Covid-19. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a escala mundial, esta pandemia ha dejado a su paso más de 190.000 casos en 162 países.

La crisis del Coronavirus está teniendo consecuencias directas en países como España o Italia donde los decretos de estado de alarma han paralizado la mayoría de actividades económicas y han instado a los ciudadanos a acogerse al confinamiento. En China, donde se produjeron los primeros casos de este virus, estas medidas de parálisis del país estuvieron activas durante todo el mes de febrero.

Mientras China estuvo en Estado de Alarma las emisiones de CO2 se redujeron un 25%

Por aquel entonces es cuando se pudo observar una de las secuelas más ZEO en relación a este virus. El 18 de febrero, CarbonBrief informó de que las emisiones de CO2 en el país más contaminante del mundo se habían reducido un 25% -recogiendo los datos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA)-. Una paradójica muestra de que la crisis del Coronavirus había producido un efecto beneficioso para la lucha contra el cambio climático.

Se trata de una reducción de emisiones positiva para el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París 2015. Durante la última COP25 la mayoría de países firmantes se comprometieron a la neutralidad climática para 2050 y aunque China no fue uno de ellos, parece haber sido el primero en conseguir una significativa reducción de las emisiones GEI aunque solo sea de forma temporal.

Durante el mes de Estado de Alarma, China redujo el consumo de carbón y petróleo

El experto en calidad del aire de CarbonBrief Lauri Myllyvirta asegura que la causa de esta reducción de la huella de carbono del país se debe a “El decrecimiento del consumo de carbón y petróleo”. Según el experto, debido a esta crisis sanitaria, China ha evitado emitir a la atmosfera 200 millones de toneladas de CO2, lo equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante ese período.

Esta disminución de emisiones se debe a el cese temporal de su producción y consumo de carbono. En los últimos años el suministro energético del país ha dependido casi en un 60% de este recurso fósil. Según el análisis de la CREA las principales centrales eléctricas del país registraron una caída del consumo del 36% entre el 3 de febrero y el 1 de marzo.

Menos contaminación: Caen los niveles de dióxido de nitrógeno

Durante estos días otra de las consecuencias positivas de la crisis del COVID-19 ha sido la caída de los niveles de dióxido de nitrógeno en los países más afectados y, por lo tanto, con más restricciones de movilidad: China, Irán, Italia y España. Aunque el dióxido de nitrógeno no es uno de los Gases de Efecto Invernadero que contribuyen al cambio climático, afecta directamente a la calidad y toxicidad del aire. Además, el NOX que emite el sector del automóvil puede generar efectos muy nocivos en la salud.

El satélite Copernicus Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea (AEE) muestra una reducción significativa en Italia de la concentración de este gas. Y aunque no se puede hablar aún de porcentajes exactos, en China a lo largo de todo el mes de “cuarentena” los niveles de dióxido de nitrógeno se redujeron del 10 al 30% – dependiendo de las regiones-.

El primer país que muestra evidencias de que la crisis del Coronvirus ha conseguido reducir las emisiones de CO2 que provocan el cambio climático ha sido China. Aún así, estos días en los que cada vez más países toman medidas restrictivas en cuanto a movilidad ciudadana y producción industrial, se espera que contemos con más consecuencias ZEO frente a esta crisis.

En el caso de España, el Observatorio de Sostenibilidad ha compartido a través de sus Redes Sociales la misma reflexión: “España registró en 2019 una caída de las emisiones de CO2 de un 5,8% y en 2020 previsiblemente caerá todavía más debido al #Coronavirus”. El informe “Adiós carbón, Adiós” asegura que el próximo año se prevé “una caída espectacular” de las emisiones GEI gracias a las medidas de confinamiento decretadas en España y a la subida del precio del CO2 por parte de la Directiva de Comercio de Emisiones – emitir CO2 cada vez es más caro-.

Lo mismo podría suceder en el resto de países alrededor de todo el mundo. Las políticas que la mayoría de países empiezan a adoptar tras la COP25, cuando se comprometieron a ser ZEO para 2050, sumadas a los próximos meses de cautela y restricciones de movilidad, podrían conseguir reducir significativamente los niveles de emisiones de este 2020.

Descienden las emisiones vinculadas al tráfico aéreo

Otro de los sectores que se ha visto paralizado debido a la crisis del COVID-19 ha sido el sector del transporte aéreo. La mayoría de países con un menor número de infectados como EEUU, Israel o Marruecos han cerrado sus aeropuertos a vuelos procedentes de España, Italia, Irán y por supuesto China – países con el mayor número de infectados hasta la fecha-.

Y es que la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y Eurocontrol, ya alertaron en un informe publicado en julio de 2019 que las emisiones del sector de la aviación crecerán un 21% para 2040. Actualmente el sector de la aviación en Europa es responsable del 3,6% de las emisiones GEI de la Unión Europea.

La crisis del Coronavirus podría reducir significativamente este porcentaje, sobre todo, si las restricciones de movilidad se alargan hasta los meses de verano. Un ejemplo de ello es la gran compañía aérea IAG, que ya ha recortado el 75% de sus vuelos. Además, en los aeropuertos de Milán, Roma, Madrid y Barcelona el tráfico aéreo ha caído un 80% en las ciudades italianas y alrededor de un 20% en las españolas.

Actualmente, ya son 110 los países que prohíben la entrada a ciudadanos españoles y por consiguiente han frenado cualquier vuelo proveniente del país. En China, las limitaciones aéreas durante el período de contingencia del virus también permitieron reducir un 11% las emisiones de CO2 de la aviación.

Coronavirus: Una tregua para el planeta

El sector ecologista habla ya de esta crisis como “una tregua para el planeta”. Para muchos ambientólogos, incluso simboliza casi una acción de justicia poética de la Tierra ante una humanidad que está acabando con el planeta.

El activista y político español Juan López de Uralde aseguró a RadioCable que “El coronavirus le está dando una tregua al planeta. No se puede poner como ejemplo de cómo hay que hacer las cosas, porque las consecuencias sociales y económicas van a ser devastadoras. Pero sí hay lecciones que podemos aprender».

Con la crisis del coronavirus queda patente que es posible vivir emitiendo menos CO2. Medidas que se han fomentado estos días desde el Gobierno de España en el ámbito del empleo como el teletrabajo o las reuniones virtuales, han demostrado que parte de nuestra huella de carbono es “evitable” o “innecesaria”. El diputado de Equo asegura que deberíamos buscar la forma de mantener esta situación, pero sin “el impacto negativo que va a tener a nivel social y económico la actual crisis”.

Y es que además de adoptar teletrabajo o la reducción de los desplazamientos innecesarios -medidas que deben seguirse durante estos días de “cuarentena”-, existen acciones ZEO que podemos realizar en nuestra vida diaria vinculadas a la alimentación, la vivienda o el consumo que también ayudan de forma significativa a reducir las emisiones de GEI que provocan el cambio climático.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO