En la última década el uso de dispositivos electrónicos, las compras por internet y la creación de contenidos en la Red se ha intensificado de forma notable.

La nueva sociedad 2.0. nos permite hablar con un amigo que vive en Australia a través de una vídeo llamada, invertir en criptomonedas que solo existen en internet o comprar un vestido de una marca china de moda y que nos lo lleven a la puerta de nuestra casa en un par de días.

Hoy en día el 27% de la población compra una vez a la semana por internet, mientras que el 34% de los encuestados lo hacen una vez al mes. Estos son datos de la II Encuesta Anual de los Consumidores Españoles online.

El tiempo medio de uso de internet es de 6 horas y 54 minutos al día

Además, debido a la situación de pandemia, también ha aumentado el tiempo que pasamos frente a las pantallas, ya sea frente a un ordenador, Smartphone o cualquier otro dispositivo.

El último estudio de Hootsuite y We are Social alerta de que, a escala global, el tiempo medio de uso de Internet es de 6 horas y 54 minutos. Es decir, el ser humano ocupa el 28,75% de su día navegando por la Red.

En concreto, durante ese mismo periodo de restricciones de movilidad y confinamiento, el uso de las redes sociales se incrementó un 27% más con respecto al 2019. En España, las redes más utilizadas en 2021 fueron Twitch, iVoox, Instagram y Spotify.

Pese a todos estos datos, seguramente lo que los usuarios desconocen es la elevada huella de carbono vinculada al consumo de internet en los dispositivos móviles. Existen algunos datos que seguramente nos harían replantearnos nuestra actividad en la red.

COMPRAS POR INTERNET

25 compras individuales por internet generan más emisiones que una visita a un centro comercial

Las plataformas de compra por internet nos ofrecen un gran número de productos a bajo coste y la comodidad de traérnoslos a casa en poco tiempo.

Pero lo que más debemos tener en cuenta cuando compramos por internet son las emisiones generadas por el transporte de estas mercancías. Pueden resultar baratas para nuestro bolsillo, pero al final al Planeta le acaba saliendo caro.

Según un informe publicado por The Kernel, realizar 25 pedidos individuales genera el mismo volumen de emisiones GEI que una visita en coche a un centro comercial. Se trata de un dato que resulta aún más alarmante si se observan datos sobre tendencias de compras en ecommerce.

Y es que sólo durante el Black Friday, Amazon, la plataforma online favorita de compra de los usuarios, vendió y envío 10 artículos por cada segundo. Y este dato sólo hace referencia a España. ¿os imagináis el impacto medioambiental si sumamos las ventas de todos los países del globo?

Las emisiones GEI vinculadas al transporte y la logística representan el 10% de las emisiones GEI

A escala global, el sector del transporte y logística supone más del 10% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de nuestro país.

Además, el último informe de Mckinsey alerta de que las emisiones generadas por las entregas de última milla, podrían crecer más de un 30% para el próximo 2030 en las ciudades más grandes del mundo.

Éstas son las emisiones GEI generadas en la última fase del servicio de entregas, desde las instalaciones de reparto hasta los hogares de los consumidores. Y es que la huella de carbono de nuestras compras por internet se reduciría de forma significativa si la mayoría de usuarios recogiesen el pedido ellos mismos a pie, en el locker más cercano a sus hogares. 

La optimización de las redes “Pick Up” o de puntos de recogida en las grandes ciudades, permitiría reducir la huella de carbono de los servicios en la última milla. La activación de una tasa de la última milla fomentaría el uso de esta red por parte de los usuarios -al ahorrarse dinero si seleccionan esta opción de entrega-.

Por otra parte, también sería una opción óptima para reducir la huella de carbono vinculada al transporte de las compras por internet, el uso de furgonetas de reparto eléctricas en vez de las convencionales.

CONSUMO DE INTERNET

El consumo energético de internet equivale al 1% del consumo eléctrico del mundo en un año

El informe “Clicking Clean: ¿Quién gana la carrera para crear un Internet verde?” de Greenpeace alertó en 2017 de que la industria de las tecnologías de la información consume más del 10% del total de la electricidad mundial. Ahora bien, ¿a qué se debe este enorme consumo?

Los servidores y centros de datos que hacen funcionar las conexiones de redes móviles y el 5G, deben estar en pleno funcionamiento 24 horas para poder abastecer de internet, vídeos en streaming y conexiones en directo a los usuarios de la red.

Se estima que estos servidores de datos consumen una media de 205 TB por hora: el equivalente al 1% de energía que consume el mudo en un año.

PLATAFORMAS STREAMING

Además, debido a la proliferación de las plataformas en Streaming esta demanda de energía ha aumentado. Los “videoclubs online” como Netflix, Amazon Prime o Movistar +, requieren de redes más densas para su funcionamiento, y por lo tanto, necesitan más estaciones base.

En 2015 el streaming de vídeos representaba el 63% del tráfico mundial en internet. Según los datos del Cisco Network Traffic Forecast ahora el tráfico generado por este tipo de plataforma está alrededor del 80%.

Pero lo que genera un mayor consumo de energía en los data centers no son únicamente los procesos de los servidores, sino también la climatización de estos equipos – que se lleva un 50% de este consumo-.

Según Jorge Morales de Labra, experto en energías renovables, explicó a The Newtral, “Parece obvio que lo mejor sería llevarse los data centers a lugares como Islandia, y allí están en muchos casos. Su mix perfecto es electricidad barata y frío. No obstante, España tiene una oportunidad en traerse los data centers por las renovables que es capaz de producir”, explica Morales.

REDES SOCIALES

Lo mismo sucede con las redes sociales que realizan emisiones en directo como Twitch o Youtube, o dejan vídeos almacenados en la nube por cortos periodos de tiempo como Instagram o Snapchat.

La empresa francesa Greenspector evaluó el impacto ambiental generado por las redes sociales más descargadas durante un minuto. Llegó a la conclusión de que la aplicación con una mayor huella de carbono es Tik Tok. Por cada 60 segundos que un usuario utiliza esta app de vídeos cortos genera un total de 4,93 gEqCO2.

Greenspector elabora una lista de las 5 redes sociales que generan más emisiones en la actualidad:

  • Tik Tok (4,93 gEqCO2 por minuto)
  • Reddit (4,54 gEqCO2 por minuto)
  • Pinterest (3,53 gEqCO2 por minuto)
  • Snapchat (2,03 gEqCO2 por minuto)
  • Instagram (1,91 gEqCO2 por minuto)

Como se observa en la lista, las plataformas basadas exclusivamente en la emisión de vídeos requieren mayor energía para operar.

Como se observa en la lista, las plataformas basadas exclusivamente en la emisión de vídeos requieren mayor energía para operar.

CRIPTOMONEDAS

Un análisis publicado por la revista Joule en 2019 asegura que el Bitcoin o las criptomonedas representan aproximadamente el 0,2% del consumo mundial de electricidad. En emisiones de CO2, podríamos decir que las criptomonedas emiten una huella de carbono equivalente a la ciudad de Kansas.

Esto se debe al proceso utilizado para generar esta criptomoneda, que está basada en la tecnología Blockchain.

El Bitcoin es una criptomoneda generada a partir de un conjunto de procesos conocido como minería: se necesita más potencia informática a medida que pasa el tiempo para resolver los acertijos criptográficos en los que está fundado el sistema.

Por suerte, en la actualidad, alrededor de 20 empresas tecnológicas ya se han comprometido a usar el 100% de su energía de fuentes renovables.

Apple o Google están empezando a iniciar su salida verde de la crisis apostando por la energía renovable, mientras que a Amazon aun le queda un largo trabajo por recorrer. Esta gran compañía se abastece de carbón (30%), energía nuclear y el gas natural para conseguir el completo rendimiento de su gran plataforma de compra online.

El 70% de la energía mundial proviene de fuentes no renovables

El Statical Review of World Energy revela que aproximadamente el 70% de energía mundial proviene de fuentes no renovables (petróleo, gas y carbón) y un 15,5% de las fuentes renovables.

Para lograr cumplir con los objetivos marcados por el Acuerdo de París (2015), esta última cifra debe aumentar de forma considerable. En este sentido, los expertos apuntan a la transición a la energía limpia de internet como un mecanismo para lograrlo.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO FAN
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO