La semana pasada varios líderes mundiales se congregaron en la primera gran reunión medioambiental del año. Este año el Diálogo de Petersberg, que habitualmente se celebra en Berlín durante dos días, ha contado con la participación de 30 países. Estos, a través de una videoconferencia, iniciaron un nuevo debate sobre cómo afrontar la lucha climática teniendo en cuenta la actual crisis por la COVID-19 vivida los últimos meses.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dejó claro durante este coloquio, la necesidad de hacer frente de manera conjunta ambas problemáticas. Antonio Guterres recordó que, pese a los múltiples encuentros internacionales realizados durante la última década para establecer acciones y medidas para frenar el cambio climático, aún no se han conseguido cumplir los objetivos del Acuerdo de París 2015.

Mantener por debajo de 1,5ºC el incremento de la temperatura planetaria -con respecto a los niveles preindustriales-, es fundamental para revertir el cambio climático.

Y es que el pasado 2019 fue el segundo año más caluroso del que se tiene constancia, y forma parte de la década más calurosa de la historia. Por esta razón, Guterres recalcó la necesidad de lograr más ambición climática a escala global y la urgencia de destinar nuevas partidas presupuestarias a hacer frente a la crisis climática.

Guterres alertó durante la reunión internacional de que las acciones y medidas climáticas se demoran año tras año

El secretario general de las Naciones Unidas alertó que las acciones y medidas para paliar el calentamiento global se “demoran” cada año y que al final “costará mucho más en concepto de vidas y medios de subsistencia perdidos, negocios paralizados y economías dañadas”.

Durante estos Diálogos de Petersberg, los líderes políticos llegaron a una nueva conclusión. Para hacer frente a esta inacción climática la sociedad cuenta con dos grandes aliados: la tecnología y la opinión pública, que este año se ha hecho más visible que nunca gracias al nacimiento de nuevos colectivos ecologistas como Fridays For Future o Rebellion Extinction. De todas formas, destacaron que aún falta un elemento indispensable: la voluntad política.

Para lograr una sociedad ZEO -cero emisiones-, la “receta perfecta” que deben seguir los países es incrementar su grado de ambición en materia de mitigación, adaptación y financiación.

La receta perfecta para hacer frente al cambio climático: mitigación, adaptación y financiación

En el área de mitigación es fundamental que todos los países se comprometan a alcanzar la neutralidad de carbono para 2050 mientras que, para la adaptación, es esencial el apoyo a los países con menor responsabilidad respecto al cambio climático, pero más vulnerables a sus efectos.

Finalmente, en el área de la financiación, es de vital importancia movilizar una cantidad aproximada de 100.000 millones de dólares anuales para apoyar dichas acciones de mitigación y adaptación.

En este sentido, la actual crisis sanitaria del coronavirus puede ser una gran aliada a la hora de respaldar esta “receta perfecta”. Y es que tal y como defiende el sector ecologista, se nos presenta la oportunidad perfecta para reconstruir una sociedad basada en la economía cero emisiones y la protección del medio ambiente.

Seis acciones para hacer frente al coronavirus y al cambio climático

Teniendo en cuenta la situación actual de crisis sanitaria vivida en los últimos meses, con una pandemia global que ha obligado a la mayoría de sociedades tomar medidas restrictivas con respecto a la movilidad y la circulación, Antonio Guterres propuso seis nuevas medidas climáticas para la construcción de una “nueva normalidad” ZEO -cero emisiones-.

1. Las partidas presupuestarias destinadas a la recuperación de la Covid-19, deben servir también para crear nuevos empleos verdes. Asegurando de esta forma el nacimiento de nuevos negocios basados en la sostenibilidad y la descarbonización de nuestra economía.

2. El dinero público empleado para rescatar empresas, debe invertirse también en la creación de empleos verdes y en un crecimiento sostenible e inclusivo. No debe destinarse al rescate de industrias que hacen uso de los combustibles fósiles para su producción.

3. Es fundamental asegurar una transición a la economía verde y la descarbonización justa, que no deje a ninguna comunidad o parte de la sociedad atrás.

4. En un futuro, los fondos públicos deben destinarse a sectores y proyectos sostenibles que ayuden a revertir el calentamiento global. Esto supone el fin de las ayudas y subsidios dirigidos a los combustibles fósiles. A escala global, emitir CO2 debe tener un precio controlado por el Mercado de Carbonos.

5. El sistema financiero mundial con los riesgos y oportunidades vinculados a la lucha climática. Los inversores han de ser conscientes del precio que paga el planeta Tierra por un crecimiento insostenible

6. Para hacer frente a ambas crisis, la climática y la de la COVID-19, es necesaria la cooperación y la unidad internacional.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO