El cambio climático es un hecho. Ya no podemos decir que sólo son pensamientos sin fundamentos científicos. En 1992 ya se hablaba de esta problemática y un total de 1.500 científicos alertaron a la población, 25 años después (diciembre de 2017) fueron 15.372 expertos de 184 países diferentes que continuaron avisando sobre el problema. «Respecto al año 92 sólo sólo se ha solucionado una cuestión: estabilizar la capa de ozono», afirman en la revista científica BioScience. ¿Qué más nos hace falta? Poco a poco algunas ciudades españolas se van preparando para conseguir ser ciudades sostenibles como, por ejemplo, Amsterdam; aunque queda un camino bastante largo.

Son muchas las empresas que querrían trabajar plenamente con energías renovables y eliminar la contaminación emitida por el cabrón y el petróleo, pero a veces el Gobierno pone trabas.

El caso Iberdrola

El Presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, expresó su descontento en el Foro Económico Internacional celebrado en Davos. Ante miles de representantes mundiales acusó al Gobierno de Mariano Rajoy de no dejarle cerrar las centrales de carbón. También afirma que está totalmente convencido de que se debería trabajar mucho más para encaminar nuestra sociedad hacia una descarbonización.

«Necesitamos una descarbonización mundial para poder cumplir los objetivos del Acuerdo de París», expresa Sánchez Galán

Por su parte, según Álvaro Nadal, ministro de de Energía; el carbón es mucho más barato y, por tanto, interesa continuar utilizándolo. Aunque Sánchez Galán ve este cambio como una oportunidad y no como un gasto, de hecho explica el caso concreto de su empresa. Iberdrola invirtió 100.000 millones de dólares en energías renovables y tecnología hidroeléctrica, ahora ya ha visto como se ha visto multiplicada por cinco su base de activos y triplicados sus resultados y dividendos.

«Es imprescindible desarrollar más generación renovable, mayor capacidad de almacenamiento, más redes inteligentes y más vehículos eléctricos», dice el Presidente de Iberdrola

Asimismo, Sánchez Galán también recalcó que hace falta que los entes gubernamentales se mojen de verdad, que implementen leyes que castiguen a los que más contaminan. «Quien contamina, paga», sentencia.

Como él mismo ha afirmado, aunque en un primer momento su compañía hizo una gran inversión, ahora lo ha recuperado e, incluso, se han visto multiplicadas sus ganancias.

Por ello, vemos evidente que el cambio hacia las renovables y la eficiencia energética supondrá un beneficio económico para las grandes compañías, aunque esta acción también será provechosa para el resto de la sociedad y por el planeta.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO FAN
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO