La COP25 celebrada en Madrid en Noviembre 2019, el mayor encuentro internacional para debatir cómo la humanidad piensa hacer frente al cambio climático, visibilizó la existente preocupación de la sociedad sobre esta crisis y la creciente voluntad política para afrontarla.

Este 2020, nada más ni nada menos que 84 países se comprometieron voluntariamente a revisar sus objetivos de reducción de CO2, el principal Gas de Efecto Invernadero (GEI) causante del cambio climático. Y, aunque la COP26 haya sido aplazada a causa de la crisis del COVID19, los países deben mantener sus compromisos.

En la pasada COP25, Alemania, Francia, España, Noruega y Finlandia, y la mayoría de países firmantes del Acuerdo de París 2015, además de algunas nuevas incorporaciones como Reino Unido, Suecia o Pakistán, se comprometieron a revisar sus Planes Nacionales de Energía y Clima (PNIEC) para este 2020. Todo con el objetivo de conseguir ser neutros en carbono para 2050, un objetivo jurídico vinculante que se confirmará durante la próxima y aplazada COP26.

Y es que, según el IPCC, la generación de electricidad es responsable del 25% de las emisiones GEI que provocan el cambio climático. La industria, cuyas emisiones dependen también en buena parte de la energía utilizada, es responsable de otro 21% más.

En los últimos años la mayoría de países han incluido en sus PNIEC proyectos a largo plazo para conseguir la transición energética a la energía verde. Están dispuestos a reformular y replantear su forma de obtener energía con el fin de conseguir reducir drásticamente las emisiones y la huella de carbono que dejan en el planeta. ¿Lo estás tú?

¿Qué puedo hacer yo?

Aunque no lo parezca, las acciones y actividades que realizas en tu vida diaria pueden llevar consigo una carga a nivel de emisiones. ¿Estarías dispuesto a modificar parte de tu vida para ayudar a la humanidad a cumplir los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo París 2015? ¿Y si te decimos que además estos cambios te van a ayudar a reducir costes en el hogar?

La comunidad internacional alerta de que cada ciudadano de la Unión Europea emite una media de 8.400 kg de CO2 al añoEn España la media de 2019 sitúa la cifra en 7.500 kg de toneladas de CO2 al año.

Aunque la huella de carbono de los ciudadanos españoles esté por debajo de la media europea, la comunidad científica asegura que para conseguir mitigar el cambio climático y para la supervivencia del planeta, nuestra media anual de emisiones debería ser de 600 kilos anuales por habitante. Hay mucho trabajo y cambios por hacer para conseguirlo.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es un indicador que nos ayuda a conocer la totalidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que produce nuestra existencia y nuestra actividad diaria. Conociendo cuál es nuestra huella de carbono y qué la produce, podemos ser capaces de reducirla y de esta forma, estaremos ayudando a combatir el cambio climático.

Las acciones y cambios que tomamos en nuestra vida diaria, aunque puedan parecer insignificantes para ayudar a combatir un problema mundial, marcan la diferencia si logran convertirse en una tendencia colectiva.

Cambios ZEO en nuestro hogar para ser energéticamente ZEO

Hoy en día existen múltiples opciones para ser sostenible y cero emisiones a nivel de suministro energético. La mayoría de cambios no suponen un sobrecoste e incluso pueden implicar un gran ahorro económico a largo plazo. Gracias a nuestras decisiones también podemos contribuir a frenar la emergencia climática y reducir nuestra huella de carbono.

1. Contratar luz en comercializadoras renovables

Desde hace unos años existen en el mercado un gran número de comercializadoras de energía renovable que ofrecen un precio igual o menor de la electricidad para nuestras facturas de la luz.

En la mayoría de economías mundiales, las comercializadoras de energías no renovables están sujetas a los mercados de carbono nacionales. Con este sistema el Régimen de Comercio Europeo adjudica un precio por cada tonelada de CO2 emitido. Poner precio al CO2 es un incentivo para aquellas compañías que buscan afrontar un cambio tecnológico a favor de la lucha contra el cambio climático.

Gracias a este sistema que afecta directamente a la industria y a las compañías productoras de energía, desde 2011 en España se han conseguido reducir las emisiones hasta un 60% – según datos publicados por el MITECO-.

Es por eso que cambiarse a una compañía renovable resulta una opción positiva para lograr ser energéticamente cero emisiones (ZEO) a la vez que un ahorro para nuestros bolsillos. Las comercializadoras renovables ofrecen precios competitivos gracias a que no deben pagar derechos de emisión, mientras que las compañías no renovables trasladan el coste de estos derechos a las facturas mensuales de los ciudadanos encareciendo cada vez más el servicio.

Según el Observatori de Canvi Climàtic de Valencia, contratando la energía a través de fuentes renovables podemos evitar la emisión anual de 1.5000 kg de CO2.

7.600 kg CO2 – 1.500 kg CO2= 6.100 kg 

2. Autoconsumo eléctrico

Aún así contratar energía verde no es la única opción para ser ZEO con nuestro suministro eléctrico. Desde finales de agosto de 2018 el mal llamado “impuesto al sol” no existe y no debemos que pagar ningún tipo de recargo por producir y consumir nuestra propia energía.

¿Por qué el autoconsumo eléctrico?

Tanto pasándote al autoconsumo fotovoltaico -produciendo tu propia energía mediante placas solares-, como contratando energía con una comercializadora renovable, tu huella de carbono energética pasa a ser cero. De todas formas, existe una gran diferencia si escoges esta segunda opción:

  1. Ahorro: A largo plazo, con el autoconsumo puedes llegar a ahorrar de un 34 a un 100% de tu factura de la luz.
  2. Soberanía: Serás el dueño de tu propia luz y gracias a los sistemas de domótica controlarás tu consumo energético para así poder ser también más eficiente.
  3. Inversión: El autoconsumo energético requiere de una inversión económica que quizá no podrás recuperar hasta pasados unos 10 años.

En abril de 2019 se aprobó definitivamente el Real Decreto que regula las condiciones del autoconsumo eléctrico fotovoltaico en los hogares españoles. Que no te quepa duda, en España producir nuestra propia energía es legal y se regula.

El autoconsumo cada vez cuenta con más apoyos a nivel administrativo y también a nivel político. Seguramente es por eso que, en los últimos 10 años, el precio de los paneles solares ha caído más de un 80%. Aún así, el coste medio de una instalación en un hogar “tipo”, unos 100 m2 y cuatro personas, requiere de una inversión mínima de 7.000€.

Existen múltiples opciones para abaratar el coste de nuestra instalación como hacer uso de las subvenciones estatales o de los ayuntamientos, o bien realizar la compra a través de Colectivos Solares.

Con la compra colectiva es posible abaratar hasta un 40% el coste de la instalación

Uniéndote a una compra colectiva de placas solares como la catalana Col·lectiu Solar, la instalación de placas solares es un 40% más barata. Realizando grupos de compra de unas 300 casas se consigue reducir el precio a unos 4.000€ (frente a los 9.000€/10.000€ que costaría si realizas la compra por tu cuenta). El ahorro anual de la factura, que será de unos 700€ a 900€, recaudará en 4 años más de 3.500€. Por lo tanto, en 4 años la instalación no solo quedaría 100% amortizada, sino que habrá salido a coste cero.

Ya es posible compensar económicamente los excedentes del autoconsumo

Las baterías de litio, las que comúnmente se utilizan para almacenar energía aún no han llegado a su punto culminante de comercialización. Aún tienen un coste demasiado elevado para poder ser asumido por un ciudadano medio y su duración, así como su posterior reciclaje, es un tanto cuestionable. Es por eso que la mayoría de instalaciones de autoconsumo no cuentan con baterías para almacenar los excedentes energéticos.

Antes esta cuestión suponía un gran “handycap”, pues obligaba a los autoconsumidores a seguir pagando para tener suministro energético cuando sus placas no producen y a verter de forma “gratuita” su excedente a la Red Eléctrica sin ningún tipo de compensación.

Des del domingo 1 de marzo de 2020 es posible recibir una compensación por el excedente energético que producen las placas solares durante el día. La mayoría de comercializadoras ya se han puesto manos a la obra para ofrecer sistemas de compensación simplificadas.

El sistema de compensación simplificada permite compensar esta energía contratada con el equivalente del excedente energético vertido a la Red Eléctrica de España. Aunque esta “remuneración” no compensa el coste real de la energía producida, nos puede permitir ahorrar entre un 60 y un 90% nuestra factura mensual de la luz.

Como sucede con la contratación de energías renovables, con el autoconsumo eléctrico puedes evitar la emisión de 1.500 kg de CO2. Con ambas decisiones estarías reduciendo casi un 20% tu huella de carbono.

7.600 kg CO2 – 1.500 kg CO2= 6.100 kg de CO2 al año

3. Eficiencia energética

Que nos hayamos acogido a un suministro energético ZEO (cero emisiones) no significa que podamos seguir perpetuando en nuestros hogares hábitos de derroche energético. Vivimos en un planeta que se enfrenta a una situación de emergencia climática y cualquier pequeña acción o cambio que realicemos, puede suponer una gran diferencia en cuanto a emisiones.

Las medidas de eficiencia energética que tomamos nos pueden ayudar a evitar la emisión de hasta unos 500 kg de CO2 anuales. Casi un 6,5% de nuestra huella de carbono puede verse reducida gracias a medidas tan simples como cambiar nuestra iluminación, desenchufar los aparatos electrónicos cuando no los estemos usando en vez de dejarlos en stand by, o evitando el uso de electrodomésticos innecesarios como la secadora o el secador de pelo.

Según el Observatori de Canvi Climàtic de València únicamente cambiando todo nuestro sistema de iluminación por bombillas LED podemos evitar la emisión de unos 30kg de CO2. Limpiando con agua fría unos 175 kg de CO2 y comprando electrodomésticos eficientes con certificación eco hasta 200 kg de CO2 anuales. Cómo vivimos o cómo decidimos vivir, también influye en el cambio climático.

Aunque nuestras acciones no tengan un gran efecto directo, si todos los hogares españoles siguiéramos sin adoptar medidas de eficiencia energética, ¿Cuánto CO2 estaríamos liberando a la atmosfera de forma innecesaria?

Tal y como Antonio Cerrillo recoge en el Decálogo contra el derroche energético en La Vanguardia, mejorar los hábitos domésticos permite el ahorro de hasta un 40% de nuestro consumo. No dejar las luces encendidas cuando cambiamos de estancia o instalar un correcto sistema de aislamiento en nuestra vivienda pueden implicar al cabo de un año un significativo ahorro de emisiones.

Por eso es tan importante asegurar el buen uso de electrodomésticos como el frigorífico, responsable del 18% de nuestro consumo energético, el televisor, responsable del 10% o la lavadora o nuestra cocina eléctrica, responsables del 8 y el 9% respectivamente. La calefacción, por ejemplo, supone un 15% de nuestro consumo energético y solo ajustándola un grado, podemos ahorrar hasta 50 kg de CO2 anuales por persona.

7.600kg CO2 – 450 kg CO2= 7.150 kg 

Las Placas Solares térmicas

La energía solar térmica hace muchos más años que penetró en nuestros hogares. Aprovechar la energía del sol para producir calor, ya sea para nuestro ACS (Sistema de Agua Caliente Sanitaria) o bien para nuestro sistema de climatización reduce significativamente nuestro consumo eléctrico.

Gracias a la instalación de las placas solares térmicas es posible ahorrar hasta un 60% en la factura de la luz además de poder ser totalmente ZEO a la hora de realizar acciones como ducharte o poner la calefacción en tu hogar.

Aún teniendo una instalación de placas solares fotovoltaicas, puede ser más rentable y más eficiente para el consumo de nuestro hogar tener instaladas también placas solares térmicas. Puesto que de esta manera podremos destinar la energía obtenida a través de las fotovoltaicas para generar electricidad y la térmica para generar calor. Puedes decidir que sistema es el mejor para tu hogar aquí.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO