La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, presentó finalmente el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición energética que ya ha sido aprobado por el Gobierno. El documento va ahora rumbo a la Bruselas, dónde finalmente se decidirá si se hará efectivo o la Ley española de Cambio Climático necesitará medidas y objetivos más ambiciosos para conseguir una economía ZEO para 2050. Durante los próximos días el anteproyecto de Ley será sometido a información pública y tras reunir las propuestas de la ciudadanía, volverá al Consejo de Ministros para su aprobación final.

En 2040 no se venderán vehículos ligeros ni turismos que funcionen con combustibles fósiles

España ha sido el último país de la Unión Europea en concretar y enviar a Bruselas su anteproyecto de Ley para la descarbonización del país. Entre muchas medidas de emergencia –pensadas para cumplir efectivamente los objetivos del Acuerdo de París-, este anteproyecto de Ley destaca por la firme decisión de prohibir para 2040 la venta de vehículos ligeros y turismos que funcionen con combustibles fósiles, tanto diésel como gasolina.  En España, el sector del transporte genera el 26% de las emisiones GEI y un 42% de las emisiones de óxido de nitrógeno –que son muy perjudiciales para la salud-.

La Ley de cambio climático nos asegurará que a partir de 2040 solo se podrán comprar coches ZEO –cero emisiones-. De esta manera, se espera que para 2050 solo haya en circulación coches limpios. Esta será una de las medidas decisivas para conseguir el mayor objetivo de este anteproyecto de Ley: reducir en un 20% las emisiones GEI en España con respecto a 1990. Es por eso que también, se acompañará esta medida de una estrategia de “Movilidad Sostenible, Intermodal y Conectada” elaborada por el Gobierno, para asegurar la igualdad de acceso al transporte limpio y la creación de nuevas infraestructuras que faciliten su uso.

La ley obligará a crear zonas de bajas emisiones en ciudades y construir instalaciones de carga en grandes gasolineras

El documento legal recoge que las ciudades con más de 50.000 habitantes, deberán actuar para reducir su huella de carbono, creando zonas de bajas emisiones antes de 2023. Además, para intentar facilitar la movilidad eléctrica las grandes gasolineras – con 5 millones de litros de ventas de gasolina o diésel en 2018-, tendrán que construir instalaciones eléctricas de 22KW.

En el sector del transporte marítimo y de puertos, el anteproyecto de Ley busca conseguir cadenas de suministro más ecológicas, para que el sector marítimo sea ZEO para 2050. También quiere fomentar combustibles alternativos para el sector de la aviación, como biocarburantes avanzados y combustibles renovables, que deberán cumplir los estándares de sostenibilidad que fija la Unión Europea.

Y es que el anteproyecto de esta Ley de Cambio Climático también hace especial hincapié en el análisis actual de la economía fósil. El documento dicta que se deberán realizar informes que analicen aquellas medidas y ayudas estatales que favorecen a las empresas que extraen o trabajan con combustibles fósiles. Además, en un plazo de 2 años, la Administración General del Estado y los organismos públicos deberán sellar paulatinamente su actividad con empresas o sociedades que tengan actividades económicas relacionadas con la extracción, el refinado o el procesado de productos energéticos de origen fósil.

Para 2030 el 70% de la energía generada en España tendrá que ser de origen renovable

Además de incidir en la movilidad sostenible, el anteproyecto de Ley del Cambio Climático hace especial hincapié en la transición eléctrica hacia las energías renovables. El objetivo es conseguir que para 2030, al menos un 70% de la energía generada en España provenga de energías limpias o renovables.

Según el documento, el Gobierno deberá estudiar nuevas retribuciones para la generación de energías ZEO, ya que pretende que al menos un 35% del consumo final de energía proceda de fuentes naturales. De esta manera se podría mejorar la eficiencia energética de España un 40%.

En 2040 estará prohibido el fracking

A todas estas medidas se suma también a este anteproyecto de Ley la definitiva prohibición del “fracking”. A partir de 2040 realizar fracturas hidráulicas para la extracción de petróleo y gas será un delito en España. Esto reducirá de forma masiva las emisiones de GEI que provoca esta actividad y se evitará que miles de litros de gasolina o gasoil entren en el mercado energético. Algunos países como Francia, Bulgaria, Reino Unido o Alemania ya hace años que prohibieron la extracción por fractura hidráulica. En España, solo las comunidades autónomas de Cantabria y La Rioja y un pequeño municipio de Burgos, Valle de Mena, prohibieron esta práctica.

La mayoría de medidas que incluyen esta nueva base legal u hoja de ruta contra el cambio climático, producirán grandes cambios en la economía española y llevarán a la mayoría de empresas y sociedades a adoptar políticas y cambios ZEO tanto en su producción, como en cualquier actividad comercial. Es por eso, que, para conseguir una justa y rápida transición hacia la descarbonización del país, el anteproyecto de Ley establece que se deberá destinar al cumplimiento de esta Ley al menos un 20% de los Presupuestos Generales del Estado, siendo posible en 2025, aumentar este porcentaje.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO