El nuevo libro de Bill Gates ha activado todas las alarmas de la sociedad. Gracias a las nuevas predicciones del multimillonario y fundador de Microsoft, parece que la cuestión climática ha vuelto a ser noticia en los periódicos de todo el mundo.

Según Gates, “el cambio climático tendrá efectos mucho peores que la pandemia”. Se trata de una afirmación que no tendría tanta importancia, de no ser porque Bill Gates acostumbra a acertar en todas sus predicciones. El multimillonario predijo que en el 2018 la humanidad se enfrentaría a una gran pandemia que “podría matar a 30 millones de personas en 6 meses”. Aunque Gates erró en las cifras, predijo con bastante exactitud lo que ha ocurrido un año después.

Bill Gates ha acertado la mayoría de sus predicciones

Una década antes, en 1999, publicó el libro “Negocios a la velocidad del pensamiento”, en el que predijo algunos avances tecnológicos sobre internet y cómo afectarían los mismos a la vida de las personas y su forma de interactuar y relacionarse. La existencia de asistentes personales en internet, la contratación y el pago en línea o bien las redes sociales, fueron algunos de los progresos que Gates auguraba en su publicación.

En su nuevo libro “Cómo evitar un desastre climático”, alerta de que tenemos muy poco tiempo para evitar que el cambio climático llegue a un punto de no retorno y suframos unas consecuencias, según Gates, mucho más desastrosas que las vividas con la actual pandemia de la COVID-19.

En tan sólo diez décadas, el mundo debe enfrentarse al gran reto de reducir a cero las emisiones GEI que provocan el calentamiento global. Para 2050, la mayoría de países deberían haber logrado ser ZEO (cero emisiones), una misión titánica pero no imposible – siempre que los mercados, la tecnología y la política colaboren-.

Para Gates, ya es tarde para mitigar los efectos del cambio climático. Debemos empezar actuar de forma urgente y global para reducir la huella de carbono de la humanidad.

“El cambio climático es más difícil de resolver que una pandemia, pero, si no lo hacemos, los efectos negativos serán mucho peores” aseguró Gates en una entrevista a El País. El empresario norteamericano asegura que la preocupación climática no ha decaído durante la #pandemia:

Sabies que…?

Actualmente, en el mundo, emitimos 51.000 millones de toneladas de gases GEI al año

Para frenar el cambio climático, debemos reducir estas emisiones a 0 para 2050

“El plan de recuperación de la Unión Europea va a dedicar un 35% de sus fondos al cambio climático. […] Y en Estados Unidos, gracias a la elección de Biden, veremos un periodo mucho más esperanzador para el clima, pese a que tardaremos unos años en salir del hoyo en el que estamos debido a la pandemia.”

La Fundación Gates, hace años que invierte millones de dólares en proyectos sociales, tecnológicos e iniciativas filantrópicas. Incluso durante la pandemia, la fundación ha invertido 1.750 millones de dólares en investigación y suministros médicos contra la COVID-19.

Aun así, en múltiples ocasiones, Bill Gates ha sido señalado por no ser precisamente un ejemplo a seguir de “austeridad climática”. Entidades ecologistas como Fridays For Futre, han criticado su elevada huella de carbono a través del análisis de sus viajes en avión, que en 2017 sumaban 343.446 kilómetros.

Lo cierto es que tal y como él mismo ha reconocido públicamente, no puede considerarse ningún modelo a seguir en la lucha contra el cambio climático. De todas formas, sus declaraciones sobre la urgencia de actuar para hacer frente a la emergencia climática y la inversión que destina a encontrar soluciones en esta área, son de gran ayuda para la lucha climática.

Desde la Fundación Gates ha creado grupos de trabajo con diferentes países de Europa en busca de soluciones para motivar la transición a la energía limpia. En este sentido, una de las formas para lograr cambiar las economías mundiales es premiar fiscalmente el uso de carburantes como el hidrogeno verde.

El desafío de siglo XXI será hacer frente de manera sostenible a la creciente demanda de energía

El gran desafío del siglo XXI será hacer frente de forma sostenible, a la creciente demanda de energía: en el futuro necesitaremos generar 2,5 veces más de electricidad.

Como buen amante de la tecnología, Bill Gates aboga por la rápida instalación de la energía eólica y solar, pero también por la energía nuclear. A través de su proyecto TerraPower, está trabajando en una nueva remesa de centrales nucleares de cuarta generación, mucho más seguras, que no requieren de operarios y son capaces de producir energía a un bajo coste.

Pese a las predicciones recogidas en su libro, Bill Gates se muestra reticente a buscar culpables directos de esta situación, puesto que él mismo también ha impulsado durante años la economía fósil.

Aun así, en 2019 vendió todas sus acciones y propiedades vinculadas con el petróleo y el gas, se cambió a un coche eléctrico y está compensando su huella de carbono y la de su familia.

En las últimas páginas del libro, muestra una interesante reflexión para evitar el desastre climático. Entre las ideas principales, defiende que marcar objetivos intermedios para 2030 puede ser contraproducente para lograr la neutralidad climática:

“Si el único indicador de éxito es ‘reducir antes de 2030’, resultará tentador intentar sustituir las centrales eléctricas de carbón por otras de gas; al fin y al cabo, eso reduciría las emisiones de dióxido de carbono”

Por este motivo, los objetivos intermedios siempre deben fijarse teniendo en cuenta que serán pequeños hitos hasta lograr el gran objetivo: ser ZEO para 2050.

El mundo empresarial, cada vez más ZEO

El mundo empresarial y el sector financiero, han empezado a apostar por la sostenibilidad en sus estrategias de negocio. Cada vez son más conscientes de la urgente necesidad de iniciar la transición ecológica y de la ventaja competitiva que supondrá a largo plazo.

Un ejemplo de este cambio hacia una visión más sostenible de la economía, fueron las declaraciones de Larry Fink, propietario de Black Rock, una empresa que mueve aproximadamente seis billones de euros al año. A mediados de marzo del 2020 explicó a los inversores de Wall Street que, a partir de ahora, establecerá criterios climáticos a la hora de invertir.

Durante la COP24 87 grandes empresas se comprometieron a ser ZEO para 2050

De esta forma, mandó una señal al tejido empresarial estadounidense, de que empezarán a trabajar para ser ZEO, si querían conseguir su capital de inversión. Y es que debemos recordar que, durante la COP 24 celebrada en la ciudad de Nueva York, alrededor de 87 empresas se comprometieron a reducir sus emisiones y cambiar sus negocios para hacer frente a los objetivos del Acuerdo de París (2015).

Meses después de este compromiso, el grupo IAG, formado por compañías como British Airways, Iberia y Vueling, también se comprometió a lograr la neutralidad climática para 2050.

El índice Bloomberg Green, nos muestra como cada día más multimillonarios y grandes corporaciones y fortunas están invirtiendo en energía, movilidad y nuevas tecnologías verdes. Todas ellas están allanando el terreno para iniciar la transición a la economía ZEO y revertir el cambio climático.

Parece que todo está predispuesto para iniciar una verdadera transición a la economía cero emisiones. Ahora solo queda poner un poco de nuestra parte: como consumidores conscientes debemos apoyar a aquellas marcas y empresas que se atrevan a dar el paso.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO FAN
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO