Los últimos días han estado marcados por un temporal extremo donde las lluvias han copado los telediarios y han parado el funcionamiento normal de las líneas de transporte y las escuelas, por poner algunos ejemplos. Los fuertes vientos y las lluvias abundantes han abierto nuevamente un debate que se mantiene presente cada vez que el clima se va hasta extremos insospechados: hasta qué punto afecta el cambio climático en estos sucesos climatológicos?

La borrasca Glòria ha hecho que en zonas como Alicante, ahora mismo, esté nevando, que ríos que restaban secos ahora se estén desbordando, que las playas de la costa hayan desaparecido y que los árboles de las grandes ciudades hayan caído sobre los coches y los edificios. La normalidad se ha alterado y vivimos procesos anormales que, como no podía ser de otra forma, nos mantienen en alerta. Además, las pérdidas materiales y económicas están siendo mayores cada día que pasa, y los ayuntamientos y organizaciones gubernamentales buscan soluciones rápidas y medidas ZEO para afrontar la crisis climática. Incluso ha habido muertos durante el fuerte temporal de la borrasca Gloria.

Una parte de la comunidad científica afirma que el cambio climático y los fenómenos climáticos extremos mantienen una estrecha relación. Y es que, observando los fenómenos vividos durante los últimos años, parece evidente que los temporales se están llevando a los extremos. Qué hay de cierto en todo esto?

La relación entre el clima y el cambio climático

Existen diferentes corrientes de opinión respecto a si estos climas extremos se relacionan de forma directa con el cambio climático. Durante estos días, y a causa del impacto de Gloria en todo el territorio español, han sido varios los expertos que han dado su opinión respecto a esta afirmación tan controvertida.

El catedrático en geografía y experto en clima Jorge Olcina mantiene que «este temporal tiene una relación directa con la subida de temperatura en el Ártico». Esto, según él, hace que las situaciones de gota fría se puedan producir en cualquier época del año, y que estas situaciones se provoquen al mismo Mediterráneo, y que no vengan del Atlántico.

El meteorólogo Roberto Granada, por su parte, opina que «todavía es temprano para establecer una relación directa entre Gloria y el cambio climático, pero si que es verdad que los patrones están cambiando». Y es que, según él, «durante las últimas décadas ha aumentado la temperatura del Mediterráneo y esto facilita fenómenos más violentos a causa del contraste con el aire frío».

 

La urbanista Miriam García Gracía explica que es muy probable que, a causa de estos fuertes temporales, los ayuntamientos tengan que escoger qué playas vuelen salvar, pues «es insostenible poder mantener durante tanto de tiempo las playas artificiales». Ella opina que estos fenómenos irán a más a lo largo de los próximos años, y que se tendrán que tomar medidas ZEO a nivel gubernamental para poder evitar males mayores.

Este temporal tiene una relación directa con la subida de temperatura en el Ártico”

Jorge Olcina

Catedrático en Geografía

¿Qué pasará si no se reducen las emisiones de CO?

Parece evidente que las tendencias están cambiando a lo largo de los últimos años, que las temperaturas están aumentando a causa del cambio climático y que esto, por consecuencia, está afectando directamente a los temporales que se viven a lo largo del año.

Estos fenómenos meteorológicos extremos pueden llegar a convertirse en norma si no se paran las emisiones de CO que hacen que se aumente la temperatura global del planeta y que, entre otros, se deshielen los polos, aumente el nivel del mar e incluso estén en peligro las primeras líneas de playa en muchos lugares del mundo.

Para acabar con estos fenómenos, se tendrían que reducir las emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el gas natural y el carbón e implementar medidas ZEO que ayuden a cumplir las nuevas normativas de consumo. Esto, hará que el escenario mejore notablemente y que la huella y las emisiones de CO no impacten de forma tan directa en el clima actual.

 

Por el momento, el Presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ya ha apostado por un «plan de acción inmediata» para solucionar la catástrofe que ha supuesto la borrasca Gloria para  las Tierras del Ebro. Por otro lado, el Ayuntamiento de Girona ha empezado a tomar medidas para evitar el desbordamiento del río Onyar, mientras que en Badalona, por ejemplo, el teniente de alcalde Rubén Guijarro ha hecho una evaluación «in situ» de todos los daños para poder realizar un informe de la situación.

La implicación de este tipo de organismos tiene que servir para poder evitar los daños que causan estos nuevos fenómenos meteorológicos, que se pueden combatir tanto con medidas de carácter medioambiental como con soluciones urbanísticas que reduzcan los problemas derivados del mal temporal.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO