El día 13 de julio, la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina; viajó a Tallin (Estonia) para asistir al Consejo Informal de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea. Durante la jornada se reunió con el ministro de Política Agrícola, Alimentaria y Forestal de Italia y, además, mantuvo reuniones con los ministros de Agricultura y Alimentación de Francia y Irlanda. Durante estas conferencias, la ministra asegura que las políticas de la Unión Europea contra el cambio climático muestran que la transición hacia una economía baja en carbono es posible.

Estonia asume la presidencia del Consejo con el lema “Unidad y equilibrio”

Este Consejo Informal se ha llevado a cabo entre los días 13 y 14 de julio y el tema central ha sido la eco-innovación: desde la financiación y transparencia sostenible hasta las ciudades inteligentes. Este asunto, sobre todo ha sido patente en el primer día de reuniones. En cuanto al segundo día, hay que decir que se centró en el cambio climático: en las expectativas, las oportunidades y los desafíos que ello conlleva y, además, en todo lo que rodea el Acuerdo de París. Desde el Consejo se quiere incentivar la colaboración de actores no estatales, para luchar contra el cambio climático.

«Tenemos que liderar la lucha contra el cambio climático a través de la implementación del Acuerdo de París: con la adopción de la normativa comunitaria de clima y energía, integrando los objetivos climáticos en las políticas económicas y forjando alianzas estratégicas con todos los actores », afirma la ministra Tejerina

Isabel García Tejerina ve como objetivo principal conseguir lo que mencionado en el Acuerdo de París: evitar el aumento de la temperatura global por encima de los 2º. Incluso, habla de no llegar al grado y medio. La ministra hace referencia en el debate del Consejo sobre las personas que deben trabajar por esta lucha: «No deben ser alianzas a nivel de país o gobierno, sino también con los agentes no gubernamentales, entre sectores y con todos los que apoyan la acuerdo de París». Hay que decir que el Consejo Europeo de Medio Ambiente apoya una unión entre sector público y privado para lograr los propósitos. En cuanto al Gobierno, hay que decir que también ha trabajado para motivar la aparición de tratos entre sectores privados y públicos, vemos el caso del Grupo Español de Crecimiento Verde. Ésta es una asociación creada para fomentar la colaboración público-privada y avanzar conjuntamente en los retos ambientales que existen actualmente.

 

Asimismo, gracias al Grupo Español de Crecimiento Verde y al actual Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, surgió la Plataforma Nacional para la Acción Climática. Esta se aprobó en la feria Innovate4Climate celebrada en Barcelona el pasado mes de mayo y es una nueva herramienta de colaboración público – privada para avanzar de forma efectiva y eficiente para cumplir los objetivos climáticos. También, sirve para crear nuevos modelos de negocio con los que conseguir las metas impuestas por el Acuerdo de París. En palabras del Ministerio de Medio Ambiente español, es totalmente necesario el apoyo económico de las empresas privadas de este país para «descarbonizar» la economía y apostar por nuevos modelos económicos y financieros. En definitiva, para alcanzar los objetivos de sostenibilidad hay que luchar con un enfoque de cooperación entre las empresas, la sociedad civil y la Administración.

«Sólo tendremos éxito y aceleraremos en la acción climática si trabajamos juntos. El sector privado será clave» Valentín Alfaya, presidente del Grupo Español de Crecimiento Verde

¿Qué hace el Gobierno Español?

Los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Energía, Turismo y Agenda Digital, han abierto el 18 de julio el proceso de consulta pública previo al anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Cualquiera puede aportar sus pensamientos sobre el futuro anteproyecto de ley en la web. El objetivo del Gobierno es contar con la máxima participación posible, quiere que cooperen todos los sectores de la sociedad. En definitiva, lo que quiere conseguir es un país sostenible, gracias a la implantación de un modelo bajo en carbono y respetuoso con el planeta.

Por otra parte, ambos ministerios organizaron, el pasado mayo, unas jornadas donde se reunieron más de 400 expertos para abordar diversas propuestas en cuanto al cambio climático. Esto supuso un preámbulo para el lanzamiento formal del anteproyecto de ley mencionado anteriormente. Bajo el lema «Energía e industria en transición hacia un modelo bajo en carbono», se reunieron expertos de los sectores financiero y jurídico (representantes del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente), de la sociedad civil (Greenpeace, Ecologistas en acción, etc.), del sector académico y de la investigación (Club de Excelencia en Sostenibilidad) y, finalmente, numerosos nombres del sector privado (Gas Natural Fenosa, Acciona, Endesa, CEOE…). Cada subgrupo realizó una serie de propuestas con el fin de que quedaran amparadas en el anteproyecto de ley.

Por último, hay que decir que el 14 de julio, el Consejo de Ministros aprobó la creación de una Comisión de Expertos para elaborar un informe sobre diferentes soluciones que lleven hacia una transición energética sostenible. Los expertos tendrán que pensar alternativas a las fuentes de energía actuales, sobre todo dando peso a las energías renovables, es decir, mostrar cómo se puede conseguir una transición energética eficiente, sostenible y baja en carbono. Asimismo, el grupo formado por 14 personas (cuatro designadas por el Gobierno, uno por cada grupo parlamentario y tres por los agentes sociales UGT, CCOO y CEOE) tendrá seis meses para entregar el informe.

No hay grandes mejoras

 

Aunque se crean iniciativas para paliar el cambio climático los datos no muestran grandes mejoras. Según los indicadores de crecimiento verde de 2017 (Green Growth Indicators 2017), los países que forman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) caminan hacia las energías renovables, pero a un paso muy lento. Las políticas medioambientales no son suficientemente fuertes como para acabar con los problemas climáticos. Sólo Dinamarca, Luxemburgo, Islandia, Noruega y los Países Bajos destacan favorablemente en la lista. Según el informe las principales contrariedades se encuentran en:

  • La calidad del aire, que sigue siendo el mayor problema para la salud.
  • La biodiversidad sigue amenazada: ecosistemas degradados, espacios de pesca saturados, especies animales en peligro de extinción, etc.
  • Las emisiones de CO2 continúan creciendo, los combustibles fósiles todavía predominan en el mix energético y las energías renovables, desgraciadamente, no son predominantes en nuestra sociedad.

Creemos que los Gobiernos, tanto español como europeo, deben trabajar conjuntamente para respetar los objetivos del Acuerdo de París.

Hay que bajar inmediatamente el nivel de CO2 y emprender un camino hacia las energías renovables. Sólo así, podremos salvar el planeta y, por supuesto, nuestras vidas. 

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO