El turismo local está cogiendo cada vez más protagonismo en nuestra sociedad. Existen miles de opciones que nos permiten disfrutar de una escapada o unas vacaciones de ensueño sin alejarnos de nuestro lugar de residencia y generando el mínimo impacto ambiental posible.

El turismo local se ha convertido en la mejor solución para reducir las emisiones generadas por el transporte y los grandes complejos hoteleros. Y es que según el último informe publicado en Nature Climate Change, las emisiones generadas por el turismo suponen el 8% de las emisiones globales GEI que provocan el cambio climático. Una cifra similar a la del sector automóvil y la ganadería intensiva, que oscila entre el 8 y 9%.

El turismo local ayuda a prevenir el contagio por la COVID-19

Tras la crisis sanitaria de la COVID-19 y después de que las autoridades sanitarias recomienden evitar la movilidad en avión y viajar a núcleos turísticos con grandes aglomeraciones de gente, practicar turismo local resulta también la mejor opción para prevenir el contagio.

Además, según el Responsible, Global Sustainable Tourism Council un 35% de los turistas pagaría más solo por alojarse en un hotel con criterios de sostenibilidad y cuidado al medioambiente.

Sobre todo, por lugares como los que exponemos a continuación: con mucho encanto, pero a la vez completamente sostenibles y en el camino de ser ZEO -cero emisiones-. La mayoría de ellos cuentan con sistemas de obtención de energía cero emisiones, ofrecen una cocina de km0 y aplican estrategias para fomentar la economía circular, reduciendo al máximo el consumo de plásticos y apostando por la reutilización.

1.Mas Salagrós

Ubicado en el corazón del parque de la Serralada Litoral, este hotel demuestra que el lujo no está reñido con la sostenibilidad. Mas Salagros cuenta con un huerto propio que le permite ofertar una gastronomía totalmente ecológica y de kilómetro 0. Los huéspedes de este bio-hotel pueden disfrutar también de un centro de aguas termales gestionado por AIRE Ancient Baths Vallromanes, de un lago con vistas a la montaña o de una piscina de temporada.

Sus propietarios y chefs promueven el movimiento slow entre sus huéspedes, intentando que disfruten de cada actividad tomándose el tiempo necesario. También, respetando el medio ambiente gracias a la bio-construcción de sus instalaciones, la eficiencia energética y la gestión de residuos.

2. Resguard dels vents

Ubicado en Ribes de Freser, este maravilloso hotel ecológico está construido con materiales nobles que se pueden encontrar de forma natural en la zona como la piedra o la madera. Su edificación a través de criterios bioclimáticos lo convierte en un hotel capaz de integrarse en el entorno y conseguir la máxima eficiencia energética.

Este hotel con grandes superficies colindantes en las que cohabitan especies como la cabra alpina, la marmota, la liebre o el lince ibérico, practica al máximo la sostenibilidad hidráulica y climática. Cuenta con un sistema de calefacción generado a través de una caldera de biomasa que al mismo tiempo mantiene la temperatura del SPA, proporciona agua caliente y activa la calefacción radiante.

En el Resguards dels vents utiliza las aguas pluviales para regar los jardines y así reducir su huella hídrica. Para mantener limpias sus instalaciones, utiliza productos de limpieza bio y cuenta con un óptimo sistema de reciclaje. En su restaurante, también ofrece gastronomía de proximidad. Tanto las carnes, como la la miel, los lácteos o las hortalizas son de temporada y de km0.

3. Torre del Codina

Este pequeño hotel sostenible situado en Tárrega, es en realidad una casa rural del siglo XVIII restaurada siguiendo los criterios de la arquitectura sostenible. Aunque únicamente dispone de 6 habitaciones, Torre Codina ofrece a sus selectos huéspedes energía y climatización cero emisiones.

Lo hace mediante placas solares fotovoltaicas y térmicas, un complejo sistema de baterías, una caldera de biomasa y un aerogenerador: Este eco-hotel es 100% autosuficiente y sostenible. Además, cuenta con un sistema de gestión de recogida de agua pluvial y potabilización de la misma a través de un depósito.

Torre Codina demuestra su respeto por el medio ambiente y la fauna a través de creativas iniciativas para preservar la naturaleza y facilitar la conservación de especies en peligro de extinción. Por este motivo cuenta con una depuradora biológica para facilitar agua potable para anfibios, aves y mamíferos de la zona.

En sus 10 hectáreas de superficie se pueden encontrar varias plantaciones de viñas, olivares y cereales, pero también de especies herbarias en peligro de extinción. Incluso han destinado dos hectáreas silvestres y semi forestales para el cuidado y refugio de aves y animales de la zona.

4. Somlom Salut

Somlom Salut es más que un eco-hotel, se rige por el concepto wellness tourism. Pretende ser un centro de salud donde recibir terapias y tratamientos, y disfrutar de actividades como como el yoga, la meditación, el senderismo, el ciclismo o la hípica. Visitando este eco-hotel ubicado a los pies del Parc Natural del Montseny, la desconexión está asegurada.

Este hotel que trabaja para ofrecer el bienestar físico y emocional a sus huéspedes, cuenta con diversas certificaciones de turismo sostenible como la EU Ecolabel, la garantía de calidad ambiental de la Generalitat de Catalunya o EUROParc Federation -gracias a su ubicación y respeto por un parque natural protegido-.

Las instalaciones de Somlom Salut están edificadas con madera maciza procedente de bosques sostenibles certificados. Además, para su suministro energético se abastece únicamente de energías renovables como la solar o la geotérmica.

5. Hotel Can Cuch

Desde su Fundación en 2011, el Hotel Can Cuch demostró una fuerte visión ambiental cuando se comprometió a lograr ser ZEO -cero emisiones- y autosuficiente en el futuro. Su principal objetivo siempre ha sido abandonar de manera definitiva el uso de combustibles fósiles.

Después de invertir alrededor de 300.000€ para conseguirlo, en 2016 recibió la distinción europea SICTED que lo reconoce como un proyecto territorial de turismo de calidad. Actualmente se abastece energéticamente a través del autoconsumo y obtiene la electricidad a través de 138 placas solares fotovoltaicas.

Gracias a la caldera de biomasa -alimentada por pellets-, las 9 placas térmicas y fotovoltaicas y un sistema de cogeneración, aprovecha el calor de las máquinas para calentar el agua caliente. Además, Hotel Can Cuch cuenta con un pozo vertical que les permite recuperar las aguas subterráneas, depurarlas y utilizarla para el riego, lo que ha permitido el ahorro de hasta 5.000 litros de agua mensuales.

Desde 2015 la carta de su restaurante ya ofrece todos los productos de km0 elaborados por productores locales de la zona como quesos i yogures, cerveza, legumbres y verduras.

6. Hotel Casa Albets

Este pequeño hotel rural situado en Lladús, en el Solsonés, se ha convertido en el primer hotel 100% ecológico y vegano de Catalunya. Además de promover la dieta y la filosofía vegana -altamente beneficiosa para la lucha climática-, ofrecen un entorno sostenible y natural.

Para la obtención de la energía utilizan energías renovables, cuentan con calderas de biomasa para la climatización y depuran el agua para reducir su huella hídrica. Para el mobiliario quisieron practicar la economía circular reciclando la madera no usada de la finca y reconvirtiéndola en nuevos muebles. En Casa Albets, incluso utilizan ropa de cama ecológica, fabricada con fibras orgánicas.

El punto fuerte de este eco-hotel rural es su oferta gastronómica vegana. Los propietarios de este negocio Megan Albets i Joel Llurdà, intentan demostrar a la sociedad que la alimentación vegana “no tiene porqué ser aburrida y puede ser creativa y gustosa”. Por este motivo, para su menú, contaron con el asesoramiento del reconocido chef vegano Toni Rodríguez.

Sin duda, Casa Albets trabaja para mostrar un estilo de vida diferente, más respetuoso con los animales y, sobre todo, con el planeta. Seguramente por eso el 80% de sus huéspedes no son veganos y vienen por curiosidad. Algunos, después de su estancia, aseguran haber cambiado su dieta.

7. Cabanyes als arbres

Cabanyes als arbres es uno de los hoteles más increíbles que podemos encontrar en el territorio catalán. Siguen la filosofía de respetar al máximo el medio ambiente, integrándose y adaptándose en el entorno natural de forma casi imperceptible.

Estas cabañas que cuelgan de los árboles están fabricadas con madera sin tratamientos químicos, utilizando todas las cualidades y las propiedades de la madera. Es importante tener en cuenta que la madera es un aislante térmico natural eficaz, lo cual favorece un consumo eco-responsable en energía.

En las Cabanyes als arbres de Girona, la tecnología y la innovación se ponen al servicio del medio ambiente y al mismo tiempo, garantizan la comodidad de los huéspedes.

La mayoría de las cabañas cuentan con chimeneas ecológicas que funcionan con bioetanol, un combustible que proviene de la fermentación de la remolacha y la caña de azúcar. Para el aseo personal, ofrecen agua de su pozo y WC ecológicos en seco. Posteriormente devuelven los residuos a la naturaleza en forma de abono orgánico siguiendo el ciclo natural.

Aunque quizá uno de los factores que convierten este eco-hotel en uno de los más sostenibles de Catalunya es el energético. La mayoría de las cabañas no tienen electricidad y por la noche, el interior se ilumina con lámparas recargables que ofrecen una luz cálida y confortable.

8. Cabanyes entre valls

Siguiendo la misma filosofía del anterior hotel, las Cabanyes entre Valls están construidas en un bosque natural, respetando al máximo el entorno. Las técnicas y materiales escogidos para la construcción son de bajo impacto y se realizan sobre árboles vivos sin dañarlos.

Este eco-hotel ofrece un aislamiento climático de sus cabañas mediante algodón reciclado y para las zonas comunes, cuenta con una caldera de madera sostenible que proviene de la misma finca. Para el suministro hidráulico se abastece de agua de las mismas montañas, de un manantial cercano al complejo.

Cabanyes entre Valls intenta mostrar a sus huéspedes las bondades de reconectar con la naturaleza gracias a su idílica ubicación en la Vall de Bianya, a 70 km del Golf de Roses.

8. Eco Zentric Hostel

Bajo el lema “Cuando ECO se convierte en confort”, este lujoso hostel ubicado en pleno centro de Barcelona – a 5 minutos a pie de Plaza Cataluña-, fue el primer albergue ecológico de Barcelona.

Ecozentric Urban Hostel se edificó teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad y eficiencia energética para su sistema de calefacción, iluminación y suministro hidráulico. Además, incorpora la domótica en sus instalaciones para conseguir el máximo ahorro energético.

Manteniendo el estilo original de este edificio catalán de finales del siglo XIX, restauró elementos con más de cien años de antigüedad como suelos hidráulicos, puertas y balconeras.

Este asequible eco-hotel destina parte de sus ingresos a la plantación de árboles y la reforestación de bosques, aumentando de esta forma su compromiso con el medio ambiente. Además, Eco Zentric Hostel quiere hacer participe a sus huéspedes de este compromiso, pidiéndoles que sean responsables con el consumo de agua, papel, calefacción y energía – e incluso que contribuyan al riego de las plantas de su terraza-.

10. Cal Ruget

Este eco hotel ubicado en la zona vinícola del Penedés apuesta por el máximo respeto al medio ambiente, la sostenibilidad y el uso de productos biológicos. Por ese motivo parte de su mobiliario ha sido diseñado a partir del reciclaje de antiguos materiales y objetos, como por ejemplo mesas o cabezales de cama.

Como la mayoría de Eco hoteles utiliza placas solares térmicas para su sistema de ACS y trabaja continuamente para mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones, reduciendo el consumo de combustibles fósiles para su suministro energético.

Cal Ruget, un pequeño hotel situado entre viñas, tiene en cuenta los detalles eco-friendly de sus servicios. Por ello utiliza productos ecológicos y biodegradables para la limpieza y mantenimiento de sus instalaciones, como el detergente biodegradable y cuenta con una compostadora para reciclar sus residuos orgánicos.

Todos los terrenos que rodean este maravilloso eco hotel, tanto las viñas como los jardines de 10.000 m2, se cultivan a través de métodos orgánicos. Esta decisión les permite ofrecer un menú 100% orgánico y ecológico en su restaurante, que combina lo mejor de la cocina de mercado con el producto local, de proveedores localizados en un radio de 100 Km.

Todos estos eco hoteles de Cataluña tienen mucho encanto y han logrado reducir al máximo su huella ecológica en el planeta. Próximamente, Plataforma ZEO dedicará sus esfuerzos a mostrar opciones para realizar turismo local en otras regiones y Comunidades Autónomas de España.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO