Para prevenir el contagio de la COVID-19, desde hace unos meses la sociedad fabrica sin parar mascarillas higiénicas de usar y tirar. Estas mascarillas no homologadas y de uso no quirúrgico que utiliza gran parte de la ciudadanía, están empezando a suponer un grave problema medioambiental.

A principios de mayo, poco después del estallido global de la pandemia, Laurent Lombard, fundador de la ONG Mer Prope filmó imágenes durante una inmersión en la que encontraba en el fondo del mar mascarillas faciales y guantes de látex, entre las habituales botellas, bolsas, etc.

Paralelamente, la organización Ocean Asia, encontraba residuos similares en las deshabitadas islas Soko, a tan solo unos kilómetros de Hong Kong, en China. El activista Gary Stokes aseguró que, hasta la fecha, no habían encontrado mascarillas en un lugar tan remoto, y alertó: “Cuando las encontramos, tan solo habían pasado entre seis y ocho semanas desde que se hubiera extendido su uso en China”.

Múltiples organizaciones y ONGS llevan ya unos meses denunciando este problema de contaminación marina bajo un claro lema: “No más mascarillas que medusas en nuestros océanos”.

Este problema no está afectando únicamente a las zonas marinas y superficies acuáticas. El servicio de limpieza municipal de la ciudad de París denunciaba en junio en las redes sociales, como miles de mascarillas habían sido abandonadas también en tierra, en las aceras de la capital francesa. Lo mismo sucedía en ciudades de toda Europa afectadas por la pandemia: Atenas, Barcelona, Londres, etc.

Por ese motivo, en algunas de las regiones y zonas más afectadas por la crisis de la COVID-19, las administraciones locales han empezado a establecer multas de hasta 3.000 euros por no depositar en la basura mascarillas y guantes.

El problema de fondo: La cultura de usar y tirar

Este fenómeno es una muestra de que la sociedad sigue perpetuando la cultura de usar y tirar. Y es que la humanidad no es capaz de reciclar o gestionar correctamente, estos nuevos objetos de higiene y prevención que estarán presentes en nuestra vida diaria por un largo periodo de tiempo.

Los ecologistas temen que, a corto plazo y a lo largo de este verano, las mascarillas generen consecuencias negativas para la vida silvestre y hagan aun más dura la lucha contra la contaminación por plásticos este 2020.

Las mascarillas de tela reutilizables ofrecen la protección necesaria frente a la COVID-19

Para hacer frente a esta problemática y reducir el uso de guantes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que lavarse las manos regularmente ofrece una mayor protección frente al contagio que el uso de guantes de látex – material plástico altamente contaminante-. Además, asegura que las mascarillas de tela lavables ya ofrecen la protección necesaria para prevenir el contagio de la COVID-19.

En algunas ocasiones, esta opción es aun más circular si las mascarillas se fabrican con telas recicladas o cuentan con la certificación de fabricación textil sostenible. Lo mismo sucede con la huella de carbono.

Huella de carbono Mascarillas desechables .vs. Mascarillas reutilizables

Las mascarillas convencionales de usar y tirar producen una gran huella de carbono durante su fabricación.

Emiten elevadas cantidades de gases GEI a través de la energía utilizada para su producción a gran escala, durante su transporte desde países como China o Bangladesh, o mediante las materias primas que lo componen, en la mayoría de ocasiones polietileno o papel no tratado-. Son materiales que tardarán cientos de años en degradarse y que generan un gran número de emisiones durante su obtención.

Sin embargo, las mascarillas de tela reutilizables, tienen una huella de carbono significativamente inferior. Si han sido fabricadas con fibras recicladas u orgánicas y por artesanos locales o de proximidad, las emisiones derivadas durante su fabricación son mínimas.

Por este motivo, para reducir al máximo nuestra huella de carbono estas vacaciones ZEO, es fundamental el uso de este tipo de mascarillas.

¿Por qué la sociedad sigue usando mascarillas desechables?

Pese a la información difundida por las autoridades, algunas partes de la sociedad aun piensan que esta solución ZEO es menos efectiva que una mascarilla desechable. Por ello, aun contando con esta opción sostenible en el mercado y con miles de marcas e iniciativas que la ofertan a un precio competitivo, prefieren seguir utilizando mascarillas de usar y tirar.

Joan Marc Simon, director ejecutivo de Zero Waste Europe asegura que el problema está en que no deberíamos tener que elegir entre la protección del medio ambiente o de la salud pública. “En el futuro tenemos que asegurarnos de estar preparados para pandemias como esta y enfrentarnos a ellas de una manera sostenible. No tiene por qué ser una cosa a expensas de la otra”, explicó Simon a la emisora alemana Deutsche Welle.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO