Durante el día de la Noche de San Juan alrededor de todo el planeta Tierra las sociedades celebran la entrada en la estación de verano con diferentes fiestas y eventos que demuestran su riqueza cultural.

En España, una de las tradiciones más milenarias siempre ha sido la celebración de esta festividad con petardos, fuegos artificiales, hogueras y todo tipo de pirotecnias. Espectáculos de sonidos, luces y colores increíbles para nuestro disfrute, pero, ¿qué efectos tienen estos artefactos en nuestro planeta? ¿Contribuyen de forma directa al cambio climático?

Contaminación del aire

A lo largo de la historia, la comunidad científica ha investigado los efectos de los fuegos artificiales y los petardos en el medio ambiente llegando a una contundente conclusión: concentrados en cortos períodos de tiempo, estos artefactos pueden disparar los niveles de contaminación de forma peligrosa.

Los fuegos artificiales desprenden polvos finos y compuestos colorantes metálicos similares a las que producen otras grandes fuentes de contaminación como el tráfico. Es por eso que a las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares se les aconseja no asistir a ningún evento en el que se vayan a tirar petardos o artefactos similares.

Un ejemplo de la magnitud de esta contaminación de partículas de metal (las que les dan el color), toxinas, productos químicos y humos son los datos recogidos por la Agencia Federal de Medio ambiente de Alemania (UBA). Según este organismo los fuegos artificiales celebrados durante el año nuevo en este país liberan hasta unas 5.000 toneladas de partículas finas en el aire en una sola noche. Estas cantidades equivalen a aproximadamente dos meses de tráfico por carretera.

Alemania decidió establecer zonas libres de fuegos artificiales

Es por ello que, tras conocer estos datos, para prevenir posibles efectos adversos en la salud de los humanos y animales, Alemania decidió hace unos años establecer algunas zonas libres de fuegos artificiales. Y este 2019, la mayoría de tiendas y locales empezaron a retirarlos de sus escaparates con el fin de proteger la salud de sus ciudadanos y conseguir aire puro los 365 días del año. 

Además, si llueve pocos días después de haber realizado un espectáculo de pirotecnia, los productos químicos y colorantes suspendidos en el aire pueden penetrar en el suelo y afectar a los sistemas de agua. Por ello, hoy en día existen algunas alternativas más ZEO, como son los fuegos artificiales profesionales fabricados con papel biodegradable.

Incendios Forestales

La relación entre pirotecnia e incendios forestales es bien conocida. Durante la última década, en España miles de hectáreas de bosques y montes han sido dañadas a causa de estos artefactos.

Los petardos y los fuegos artificiales contribuyen al cambio climático puesto que ponen en riesgo la salud de los mayores sumideros de carbono del planeta Tierra: los bosques.

Los incendios forestales en España han generado más de 15,75 millones de toneladas de CO2

Y es que según ha denunciado de manera reiterada Ecologistas en Acción, los incendios forestales pueden llegar a emitir más de 3 millones de toneladas de CO2 en un solo año – la media anual es de 1,5 millones de toneladas al año. Hasta 2013, sólo en España, se registraron más de 15,75 millones de toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera a causa de incendios forestales.

Uno de estos incendios fue el sucedido en la cala de Sa Tuna en la Costa Brava. En 2009 unas 200 personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares a causa de un incendio forestal que acabó con 5 hectáreas de bosque. Los bomberos aseguraron que el incendio tuvo su origen en un cohete.

En 2017 el diario La Vanguardia recogía entre sus páginas que entre 2013 y ese mismo año, había habido más de un centenar de incendios forestales en España a causa de un mal uso del material pirotécnico. Aunque la ley prohíbe disparar cohetes o cualquier otro petardo a menos de 500 metros de los bosques, cada noche de San Juan se producen incendios por esta causa.

No podemos olvidar que los bosques son los mejores aliados para hacer frente a la emergencia climática y por ello, es prioritario protegerlos y reducir riesgos. Y es que los bosques no sólo son capaces de fijar CO2 durante largos períodos de tiempo, sino que pueden capturar hasta 48 millones de toneladas anuales. Según la Universidad de Sevilla esta es la cifra que podría ser capaz de capturar el terreno forestal español – 20 millones de hectáreas-.

Es por ello que en los últimos años múltiples entidades ecologistas han demandado una mayor regulación para el uso del fuego y la pirotecnia durante las celebraciones de San Juan en España. Sobre todo teniendo en cuenta la “triada del fuego”, elevadas temperaturas, viento y poca humedad, a la que se enfrenta el país.

Producción

Como en cualquier proceso de fabricación, la elaboración de petardos y pirotecnia genera una huella de carbono. La energía utilizada para su fabricación, las materias primas utilizadas -a veces obtenidas de ecosistemas naturales- y finalmente el transporte de estos, genera un gran número de emisiones de GEI que podrían ser evitados.

La Asociación Española de Fabricantes de Fuegos Artificiales (Afape) afirma que no dispone del dato de volumen de material pirotécnico que se quema en España, pero indica que mucho procede de fuera, fundamentalmente de China. Según esta organización, en un año normal se importan más de 3 millones de kilos de artículos pirotécnicos. Si el medio de transporte más utilizado suele ser el , estos 3 millones de Kgs de petardos viajando en barco desde China suponen unas emisiones de 4,2 millones Kgs de CO2.

Además, también es importante tener en cuenta la huella de carbono generada por las personas que se trasladan para ver un espectáculo de este tipo.

Incrementar el control y regular el uso de los petardos es la acción más ZEO para este San Juan

Por todas estas razones podemos decir que la decisión más ZEO durante esta noche de San Juan es evitar o incrementar el control del uso de artefactos pirotécnicos y petardos. Además de suponer un gran problema para nuestros animales de compañía y colectivos como los niños con autismo -debido al ruido estridente que generan-, son perjudiciales para el medio ambiente.

Un uso indebido o no controlado de la pirotecnia pone en riesgo nuestros bosques y genera un exceso de emisiones que, tal y como recoge la comunidad climática, no podemos permitirnos si queremos cumplir con los objetivos del Acuerdo de París 2015.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO