Desde el 2 de diciembre hay un nuevo trending topic en España y muy probablemente en todo el mundo: #COP25. Hasta el 13 de diciembre Madrid acoge la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, que originalmente se iba a celebrar en Chile – pero que fue forzosamente reubicada debido a las protestas sociales que sufre el país-.

Tras un año lleno de movilizaciones ciudadanas de la mano de Fridays For Future y Extinction Rebellion, y la declaración del Estado de Emergencia climática por algunos países como Reino Unido, Irlanda y hace poco, España, este encuentro internacional podría marcar una línea de acción definitiva para poder cumplir el Acuerdo de París (2015) y así poder frenar el cambio climático.

¿Por qué es tan importante esta COP25? 

Esta Cumbre del Clima de Madrid es la última reunión para activar el Acuerdo de París 2015, el primer pacto mundial vinculante en defensa del cambio climático, que debería ser vigente y estar en funcionamiento en enero de 2020. El Acuerdo de París 2015 comprometía a los países firmantes a tomar acciones, medidas y compromisos para mantener un incremento de la temperatura del planeta no superior a 1,5º – en caso extremo, no superior a 2º-, con respecto a los niveles de CO2 preindustriales.

Después de años de negacionismo y pasotismo institucional parece que ahora el cambio climático empieza a entrar en la agenda política de la mayoría de gobiernos. La COP25 busca garantías para que el Acuerdo de París -la única iniciativa que puede evitar que la situación de la Tierra frente al calentamiento global sea irreversible-, se pueda poner en vigor. 

El Acuerdo de París ejercerá como un mecanismo de presión internacional para que los países no abandonen nuevas medidas y acciones ZEO 

De esta manera los países se encontrarán con la presión internacional suficiente como para no dar un paso atrás en sus proyectos y acciones ZEO -cero emisiones-, por muy incómodas que resulten para algunos lobbies contaminantes. Es por eso que durante esta Cumbre del Clima, científicos, empresarios, representantes institucionales, ONGS y gobiernos de todo el mundo se reúnen con un único fin: Frenar el cambio climático.

PRIMERA ETAPA COP25: La fase para sentar las negociaciones de técnicos y científicos

La semana pasada comenzó la parte más técnica de la Cumbre del Clima de Madrid con las negociaciones y el trabajo de los equipos técnicos de casi 200 países. Ellos han sido los encargados de sentar las bases de las negociaciones y algunos ya han establecido sus primeras “líneas rojas”. En esta primera etapa, además de contar con conferencias y diferentes debates entre los responsables de la comunidad científica y medioambiental, se han vivido manifestaciones multitudinarias de diferentes colectivos como Fridays For Future a las puertas del recinto ferial IFEMA.

También se ha definido en esta primera semana los asuntos que serán más difíciles de consensuar entre las diferentes fuerzas políticas. Las negociaciones del siguiente nivel, la fase más política, estarán a cargo de los diferentes ministros de Medio Ambiente y jefes de Estado de los países que participan en esta COP25.

SEGUNDA ETAPA COP25: Las negociaciones políticas

En España, la encargada de las negociaciones políticas será la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, que a lo largo del último año ha demostrado tener una gran ambición climática y ha sentado las primeras bases legales para la transición en España. Según contó el Instituto Internacional de Derecho Ambiental (IIDMA) a Plataforma ZEO, gracias a la acción del MITECO con Teresa Ribera al frente, es la primera vez que un Ministerio español intenta desbloquear temas como “el cierre de las minas de carbón” o saca adelante borradores como el de la Ley de Cambio Climático.

Esta semana la brecha entre la presión social y la poco ambiciosa acción política frente al cambio climático, debe cerrarse o al menos estrecharse. Hasta ahora, la mayoría de gobiernos parece que no aceptarán compromisos ZEO -cero emisiones- más duros que los que se acordaron en el 2015 durante la firma de este acuerdo.

Por otra parte Ursula von der Layen, la nueva presidenta de la Comisión Europea, ya ha anticipado la voluntad de elevar el compromiso de reducción de CO2 de la UE del 40% al 50% para 2030. Los países europeos, entre ellos algunos como Polonia, Hungría y República Checa – cuyo suministro energético depende del carbón en un 80%-, deben estar de acuerdo para poder asumir este nuevo compromiso aún más ambicioso. Pese a que el Parlamento Europeo declaró el Estado de Emergencia Climática el pasado 28 de noviembre, parece que no es lo mismo aceptar una situación y expresar una voluntad ZEO, que tomar acciones palpables e inmediatas para solucionarla. 

Aunque Europa sólo genera un 10% de las emisiones GEI que provocan el cambio climático, debe abrir el camino para que otros países en vías de desarrollo como China, India o Sudáfrica, se decidan a dar un paso a favor del clima. 

El Green New Deal es el motor económico que acompañará el proceso de neutralidad climática para 2050

Esta COP25 podría ser un encuentro histórico, no sólo por el hecho de que bastantes países se comprometan a la neutralidad climática para 2050, sino también porque estos acepten el Green New Deal liderado por la Comisión Europea,  -que estos días se debe aprobar en Bruselas-.

Este sistema político-económico basado en la justa y favorable transición ecológica, hace años que se hace eco entre las fuerzas demócratas en EEUU de la mano de la política Alexandria Ocasio Cortéz, y en  Europa de la mano de muchos representantes de los partidos verdes. Ahora el Green New Deal se alza como la solución que acompañará este objetivo mundial por el clima, estableciendo un conjunto de iniciativas basadas en la descarbonización de la economía y la transición justa a la energía limpia.

¿Cómo debería ser el acuerdo entre los países esta COP25?

Según recoge La Vanguardia, Laurence Tubiana, directora de la Fundación Europea por el Clima, asegura que el acuerdo deberá asentar tres cuestiones fundamentales:

 

  1. “Conseguir una formulación de la ambición colectiva”. Todos los países deben mostrar la misma ambición en cuanto a compromisos de reducción de emisiones. Hay que tener en cuenta que aunque 70 países estén dispuestos a elevar sus compromisos ZEO, estos solo representan el 8% de las emisiones GEI mundiales.

2. “Capitalizar todo el esfuerzo de transformación que viene de la mano del mundo de las ciudades o del mundo de las inversiones”. La adopción del Green New Deal es necesaria y sólo podrá llevarse a cabo con la ayuda del Banco Europeo de Inversiones que propiciará el abandono de los combustibles.

3. “Conseguir una formulación de la ambición colectiva”. Todos los países deben mostrar la misma ambición en cuanto a compromisos de reducción de emisiones. Hay que tener en cuenta que aunque 70 países estén dispuestos a elevar sus compromisos ZEO, estos solo representan el 8% de las emisiones GEI mundiales.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO