“En la lucha contra el cambio climático, cada botella importa”. Este es el lema del proyecto ReWINE, que tiene como objetivo reutilizar las botellas de vino para reducir la huella de carbono y aumentar la Economía Circular en Cataluña. Y es que, por cada botella de vino reutilizada, se evita la emisión de 500 gramos de CO2 a la atmosfera.

Los socios impulsores del proyecto Rewine, el Parc de Cerca de la Universidad de Barcelona, la fundación Rezero, Inèdit, la Agencia de Residuos de Cataluña y la Cooperativa Falset Marçà trabajan para concienciar y hacer más ZEO el sector vinícola. Solo en Cataluña, se consumen 147 millones de botellas de vino de las cuales solo el 43% se reciclan.

Reutilizando el total de botellas de vino que se consumen en Cataluña se podrían evitar 73.500 toneladas de CO2

Si por cada botella de vino no reutilizada se emiten 500 gramos de CO2 -para producir una nueva-, para fabricar 147 millones, se estarían emitiendo innecesariamente 73.500 toneladas de CO2 de más a la atmosfera.

Estos cálculos sugieren que si ReWINE, un proyecto aún en vías de desarrollo, consiguiera normalizar y gestionar la reutilización del total de botellas de vino que se consumen en Cataluña, se podrían evitar 73.500 toneladas de CO2 a la atmosfera al año.

Con la reutilización de 100.000 botellas de vino, ReWINE evitará la emisión de 50.000 kg de CO2

De momento ReWINE quiere conseguir reutilizar 100.000 botellas de vino para junio de este año. Con la reutilización de estas botellas se evitarán 45 toneladas de residuos y 50.000 kg de CO2. Tiene hasta diciembre de 2019 para demostrar que es viable establecer un sistema de reutilización que realmente ayude en la lucha contra el cambio climático y asegure la calidad del vino.

 Para el tema de la calidad, ReWINE ya tiene el éxito asegurado. Pese a las creencias contrarias de los expertos enólogos, procesos científicos han demostrado que la calidad organoléptica del vino se mantiene invariable con botellas reutilizadas y limpiadas hasta 10 veces. Un grupo de expertos no fue capaz de distinguir entre el vino introducido en una botella nueva y el vino introducido en una botella limpia, sin mirar la etiqueta de sostenibilidad de ReWINE.

Esta primera prueba piloto quiere instalar un sistema sostenible de recogida, limpieza y reutilización de botellas de vino. “Actualmente los envases de vino no se reutilizan en ninguno de sus canales de distribución, ni siquiera en hoteles, restaurantes y catering, como ocurre en otros sectores de bebidas, como los envases de refrescos o cervezas” asegura Juan Fran Sangüesa coordinador de reWINE.

ReWine cuenta con un presupuesto de 991.000€

Con ReWINE involucrarán consumidores, bodega, bares, restaurantes y distribuidoras para sumarse a la tendencia del residuo cero y luchar contra el cambio climático. De momento 4 bodegas y más de 60 establecimientos, bares, restaurantes y tiendas, han establecido puntos y sistemas de devolución de botellas de vino. La iniciativa cuenta con un presupuesto de 991.309€ -un 60% aportado por la UE-.

El sistema de ReWINE acerca el sector vinícola a la economía ZEO, ya que incide directamente en la reducción de CO2 gracias al ahorro de energía y emisiones materias primas. El próximo paso para esta iniciativa de economía circular, será demostrar que el proyecto no es solo viable operativamente y en relación al medio ambiente, sino que también lo es económicamente.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO