Los objetivos que marca el Acuerdo de París son muy claros: tenemos que reducir emisiones para mantener un incremento de la temperatura planetaria no mayor a 1,5° respecto a la era preindustrial (antes del 1800). Por dónde empezar, siempre resulta un problema para la mayoría de sociedades de hoy en día, pero: ¿Qué pasaría si se alcanza la transición energética de una forma transversal y desde los Ayuntamientos?

¿Qué es Rubí Brilla?

Un proyecto de sostenibilidad energética impulsado desde un ayuntamiento con un enfoque transversal

En 2011 nace formalmente Rubí Brilla. El proyecto se empezó a desarrollar un poco antes, después de la anexión de la ciudad de Rubí al Pacto de Alcaldes de 2008: un compromiso ZEO que obligó las ciudades firmantes a aumentar para 2020 un 20% el uso de renovables y reducir un 20% el nivel de emisiones. Gracias al apoyo de la entonces alcaldesa socialista, Carme García, este proyecto fue creciendo y ahora es “el único proyecto impulsado desde un ayuntamiento que tiene un enfoque tan transversal e integral en todos los ámbitos posibles” afirma Josep Vives Jounou, Técnico de Rubí Brilla.

 


ÁMBITO DE ACTUACIÓN

Ayuntamientos y equipamientos municipales

Rubí: El Primer Ayuntamiento que se provee de energía 100% renovable

Des del 2012 el Ayuntamiento de Rubí contrata la luz con certificado de origen renovable. El Ayuntamiento estableció una licitación con una cláusula de suministro “de energía con certificado de origen renovable”, hecho que no encareció el precio de la electricidad contratada respeto los años anteriores –cuando la energía no era verde-. De hecho, desde Rubí Brilla creen que son el primer ayuntamiento que se proveyó con energía 100% renovable. Según los últimos datos del 2017, ya se han sumado a la energía limpia más de 700 ayuntamientos. Para llegar al objetivo de emisiones del Pacto de Alcaldes, el ayuntamiento se ha centrado en el consumo de energía verde.

Se trata de una medida muy ZEO que es fácil de hacer, pero efectiva: “lo primero es dar ejemplo desde los propios ayuntamientos”. Después de haber conseguido esta meta, el equipo de Rubí Brilla trabaja para impulsar nuevas acciones y proyectos de autoconsumo fotovoltaico de ámbito municipal. De momento, la localidad cuenta con dos instalaciones solares de uso público y una de uso corporativo, instalada en el edificio de la policía Local. Intenta reducir emisiones también, haciendo que todos los vehículos nuevos que incorporen a su flota de transporte, sean eléctricos.

Ahorro energético sin inversión: El proyecto 50/50 para las escuelas

Quizás una de las acciones más integradoras que ha impulsado Rubí Brilla es el proyecto 50/50 en todas sus escuelas públicas. Los colegios establecen equipos energéticos que monitorizan el consumo de agua, luz, combustibles y gas, proponen acciones para reducir el consumo, y revisan y analizan los resultados. Es una acción que también implica profesores y los propios niños, que participan en el proyecto de una forma directa – se controla por ejemplo que cierren las luces antes de salir del aula o el grifo antes de salir del baño-. Otras acciones más técnicas del proyecto son la optimización del control horario de la calefacción o de los termos de agua caliente de las duchas, medidas que pueden suponer un gran ahorro en el consumo energético y las facturas.

Rubí Brilla ha trabajado tanto esta metodología de participación con las escuelas, que ahora “muchas ciudades de toda España que quieren impulsar este proyecto, nos cogen como referente y utilizan directamente nuestra forma de trabajo” afirman desde Rubí Brilla. Ha sido el proyecto EcoooLocal –de la mano de la empresa Ecoo-, el encargado de coger la experiencia vivida con Rubí Brilla y las escuelas, y replicarla en más de 40 ciudades de toda España.

 

En el curso 2015-2016 el proyecto 50/50 consiguió un ahorro de 5.000€ por escuela

 

¿Y qué pasa con el dinero que se han ahorrado con el 50/50? La dinámica del proyecto es que la mitad del ahorro económico conseguido revierta en más mejoras de eficiencia energética para la misma escuela, mientras que la mitad restante se entregue a la escuela para que lo invierta en lo que quiera. 

Y es que, solo cambiando de hábitos de consumo, es posible conseguir un gran ahorro, tanto energético como económico. Por ejemplo, durante el curso escolar 2015-2016 las escuelas participantes del proyecto consiguieron ahorrar una media de un 21% – una media de 5.000 € por escuela-. Según los datos facilitados por Rubí Brilla, desde que empezó el proyecto en el 2012, las 12 escuelas rubinenses participantes han podido ahorrar un total 295.000 €.

 


ÁMBITO DE ACTUACIÓN

Industria y comercios

Rubí Brilla es pionero al impulsar sistemas de compra agregada sostenible entre empresas

En Rubí, casi el 40% de las emisiones provienen de la industria. Es por eso que una de las mejores formas para conseguir una ciudad ZEO es encaminar a las empresas hacia la transición a las energías limpias. Desde hace años, el proyecto trabaja en este ámbito con los Congresos anuales Rubí Brilla, que llevan a la ciudad lo último en sostenibilidad, y con las Jornadas Técnicas. Las empresas más avanzadas en sostenibilidad presentan casos de éxito para demostrar a otras compañías que pasarse a una actividad sostenible, no solo es económicamente viable, sino que supone abaratar costes.

Rubí Brilla es también, una iniciativa pionera al impulsar sistemas de compra agregada. “Juntas a clientes, de industria o comercio y a través de una consultora experta, licitas la luz” aclara el técnico de Rubí Brilla, Josep Vives. De este modo el precio de la luz es más barato y se pueden incluir las cláusulas pertinentes. El Ayuntamiento de Rubí pidió a las comercializadoras que la energía procediera de fuentes renovables y que las propias comercializadoras fomentasen el autoconsumo entre sus clientes.

El certificado de sostenibilidad de Rubí Brilla, una ventaja competitiva para los comercios

En la actualidad está en auge la “compra sostenible”. Para muchos comercios, un certificado de sostenibilidad puede suponer una gran ventaja competitiva. Gracias a la subvención europea del proyecto europeo REMIDA, Rubí Brilla realizó una primera convocatoria de certificación de comercios sostenibles. En 2015, 41 comercios consiguieron un “certificado de sostenibilidad” y un considerable ahorro económico en sus facturas de la luz y el agua.

Para conseguir cualquiera de los certificados en las categorías -bronce, plata, oro o Rubí-, los comercios se someten a una auditoría que tiene en cuenta la eficiencia energética, la gestión de residuos y el nivel de sostenibilidad de los productos o servicios. Los comercios participantes en el programa reciben una diagnosis de su consumo y un documento con propuestas de mejora que no suponen un gran esfuerzo: apagar los aparatos electrónicos, sustituir las bombillas convencionales por luces LED o reducir la potencia energética contratada.


ÁMBITO DE ACTUACIÓN

Doméstico

Rubí Brilla trabaja en estrategias para fomentar el autoconsumo fotovoltaico

Si bien hace años que Rubí Brilla realiza acciones de ayuda en el ámbito del ahorro y la pobreza energética -como talleres de factura y citas personalizadas de asesoramiento-, ahora el foco está al “fomentar el autoconsumo fotovoltaico en el ámbito residencial”, informa el técnico del proyecto.

Desde esta iniciativa tienen muy claro que salen los números: El impuesto al sol ha desaparecido, el coste de la tecnología fotovoltaica se ha reducido un 70% y muchas comercializadoras te ayudan a financiar la instalación. Este cambio de contexto rompe con las barreras legales y económicas que dificultaban la conversión al autoconsumo en un ámbito doméstico.

Uno de los proyectos más innovadores en los cuales trabaja Rubí Brilla es en una web que recoja el potencial fotovoltaico de todas las azoteas del municipio –tanto del ámbito doméstico como industrial-. “La idea es que cualquier vecino o emprendedor, sin conocimientos técnicos pueda entrar en esta web y calcular cuánta energía podría producir su azotea, cuánto dinero se ahorrará y en cuánto tiempo podría amortizar la instalación” informa Rubí Brilla. Hace un tiempo ya probaron su idea de calculadora online y el resultado fue un completo mapa con “El potencial térmico y fotovoltaico de las cubiertas de las naves industriales”.

La idea de crear estas calculadoras online es impulsar la producción de energía propia y verde y hacer más cómoda la búsqueda y la investigación para los rubinenses: podrán consultar si la instalación los será rentable desde casa.

 


ÁMBIT DE ACTUACIÓN

Presupuesto

En 5 años Rubí Brilla ha conseguido 300.000€ de ahorro en factura energética

El técnico de Rubí Brilla reconoce que resulta difícil sacar adelante proyectos de este tipo, ya que para alcanzar tantas áreas de actuación diferentes son necesarios un gran número de recursos técnicos y humanos. “Para los beneficios que comporta a nivel de ciudad, el presupuesto es poco” afirma el técnico de Rubí Brilla. “Por poner un ejemplo, en 5 años, hemos conseguido 300.000€ de ahorro de dinero en factura energética”.

En 2017, Rubí Brilla presupuestó 747.000€ por sus proyectos y finalmente el ayuntamiento destinó 191.400€

Por otra parte, en 2017, cuando el Plan Directorio del proyecto Rubí Brilla presupuestó una partida de 747.743 € -véase página 81 Pla Director-, el Ayuntamiento decidió presupuestar una cantidad inferior, 190.441 € -de los cuales finalmente solo se gastaron 166.988 €-. Es decir, el Ayuntamiento otorgó al proyecto Rubí Brilla un 25% del dinero que pedía en un principio, para las acciones del 2017.

 


ÁMBITO DE ACTUACIÓN

Movilidad sostenible

Más bonificaciones fiscales: La clave hacia la movilidad sostenible

Además de esta calculadora para facilitar el autoconsumo fotovoltaico entre la ciudadanía rubinense, el equipo de Rubí Brilla quiere crear una calculadora similar enfocada en la movilidad eléctrica. Se trata de una idea inicial del equipo de Rubí Brilla que busca proponer mejoras y optimizar las bonificaciones fiscales para aquellos que se pasen al vehículo eléctrico. Esta iniciativa quiere hacer ver a los ciudadanos de Rubí que a partir de 15.000 kilómetros al año un coche eléctrico es más barato que uno de combustión –pese a su elevado precio de compra-, gracias al ahorro en combustible y a las ayudas públicas.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO