Todos hemos visto imágenes de cómo han cambiado algunos de los gélidos paisajes más bellos del planeta o cómo se han secado algunas de las zonas más verdes y boscosas, pero, ¿Habríamos visto la magnitud del problema si no fuera por las imágenes que capturan los satélites? ¿Habríamos conseguido relacionar estos problemas con el cambio climático?

Desde que el 4 de octubre de 1957 se lanzó con éxito el primer satélite artificial de la historia, el archiconocido Sputnik, se estima que ahora orbitan la tierra más de 3.500 satélites operativos. Y aunque muchos científicos ambientalistas hablan del riesgo de que estos satélites se conviertan en otro problema ambiental, la basura espacial -como ya lo son los 8.000 objetos no identificados que orbitan la Tierra-, no pueden negar el papel de ‘Ayudantes’ que están tomando en la lucha contra el cambio climático.

Los satélites facilitan pruebas científicas de la desaparición de lagos y el desprendimiento de icebergs

Ha sido gracias a los satélites, que la sociedad ha podido ser testigo de la verdadera magnitud de los incendios forestales en el Amazonas, en Siberia, en Canarias o en África y ha intentado movilizarse para conservar y preservar los mayores sumideros de carbono del planeta: Los bosques. 

Gracias a los satélites, se ha podido observar cómo han ido desapareciendo o menguando lagos y ríos a lo largo de todo el planeta o cómo antiguas tierras de cultivo se han convertido en zonas áridas. También, hemos podido observar cómo enormes icebergs con un tamaño similar a las grandes ciudades se han desprendido de Groenlandia o la Antártida y flotan sin rumbo. Son imágenes difíciles de capturar por el ser humano y cuya dimensión solo es posible captar a través del espacio.

Las imágenes de los satélites confirman los efectos del cambio climático y permiten hacer un pronóstico de cómo va a evolucionar

Las imágenes espaciales de cómo se han ido derritiendo los polos a lo largo de los últimos años o cómo han retrocedido algunos glaciares, son la confirmación de que el cambio climático es real y se está acelerando cada vez más. Además, con estas imágenes espaciales, los científicos pueden establecer una pauta visual de cómo puede evolucionar esta problemática, si no dejamos de lado los combustibles fósiles y empezamos a ser ZEO -cero emisiones-. Nunca antes, las imágenes podían tener tanto poder a la hora de configurar el futuro de la humanidad.

En el último informe de los satélites de la NASA se ha podido corroborar que estos últimos años han sido los más cálidos desde que se registran las temperaturas del planeta de forma espacial. Estas imágenes no dejan lugar a dudas, ni siquiera para los más escépticos, de que el cambio climático es real.

Y es que para garantizar que la Tierra no entre en un punto de no retorno, es necesario conseguir una sociedad ZEO -cero emisiones- y cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Según el último informe del IPCC de la ONU, si la temperatura del planeta sube más de 1,5º, las consecuencias pueden ser devastadoras para el planeta. Los expertos aseguran, que sólo tenemos 12 años para evitarlo.

¿Qué métricas miden los satélites del cambio climático?

Estas imágenes espaciales no solo son importantes pruebas que nos pueden permitir movilizar a la sociedad y los gobiernos a actuar frente a este estado de emergencia climática, sino que son datos que nos permiten controlar el estado del planeta, reconocer los problemas y tener más maniobra para actuar en caso de desastres naturales. Los satélites artificiales recogen datos de la Tierra para controlar cómo está afectando el cambio climático a la Tierra, pero, ¿Qué es exactamente lo que miden?

1. Aumento del nivel del mar

Los satélites europeos Sentinel y el satélite Landsat de la Nasa, miden el ritmo del aumento del nivel del mar en la Tierra. Gracias a los datos recogidos se ha podido saber que actualmente el nivel del mar aumenta unos 4,8 mm anuales, con respecto a los 3,4 mm que aumentaba en el pasado. Uno de los científicos dedicados a estudiar esta variable para utilizarla en la lucha contra el cambio climático es Anis Guelmani. El ingeniero francés ha descubierto que en los últimos años, el Mar Mediterráneo se ha comido 200 metros de la costa de Camarga. Esto establece un dato relevante para aumentar la urgencia de medidas ZEO -cero emisiones-: A finales de siglo, el nivel del mar subirá entre 1 y 2 metros más.

2. Nivel de GEI (Gases de efecto Invernadero)

El satélite Greenhouse Gases Observing Satellite 2 es uno de los satélites más efectivos midiendo los gases de efecto invernadero del planeta. Este satélite de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial, bautizado como Ibuki 2, es capaz de detectar CO2 y metano con una precisión de 0,5 partes por millón (CO2) y 5 partes por millón (metano).

La función de este satélite es esencial para monitorizar el impacto del calentamiento global y demostrar cómo las emisiones humanas aumentan los niveles de estos gases, teniendo en cuenta los diferentes ciclos de carbono naturales que tienen lugar el la Tierra.

3. Temperaturas y horas de luz

El Copernicus Climate Change Service (C3S), es uno de los múltiples grupos de satélites que recogen datos de interés sobre el cambio climático. Gracias a los datos recogidos por C3S pudimos saber que el 2018 ha sido el tercer año más caliente de la historia y que hemos sufrido una clara tendencia hacia la subida de temperaturas durante las últimas 4 décadas. 

El equipo de científicos de C3S detectó que, el pasado 2018, algunas zonas de Europa registraron un 40% más de horas de sol que el promedio. Esto incrementó la generación de energía solar pero perjudicó a los glaciares alpinos, que suponen una parte importante del ecosistema, el paisaje y la economía de la región. Gracias a la detección de esta nueva tendencia climática la Unión Europea ya está trabajando para que las empresas utilicen estas imágenes y datos de los satélites para adaptar la producción agrícola o actividades comerciales.

La información que nos facilitan los satélites son clave para respaldar la teoría del cambio climático. Ofrecen pruebas irrefutables de su existencia y las consecuencias que ya están causando en el clima y los ecosistemas del planeta. Los satélites son la ayuda perfecta para que podamos instar a que los gobiernos tomen acciones de inmediato para así conseguir una sociedad ZEO que permita la supervivencia de la Tierra.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO