El fin de los vehículos de diésel y gasolina es una muerte anunciada. El pasado 14 de julio, Bruselas informó del veto definitivo a los motores de gasolina, diésel, gas e híbridos.

Durante la presentación del nuevo Plan para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de la UE para hacer frente a la transición ecológica, bautizado con el nombre en inglés de Fit for 55, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha anunciado la prohibición de los coches con motor de combustión a partir del año 2035, tanto su fabricación, como la venta de los mismos.

Para el 2030, dentro de tan sólo 8 años, los turismos que se vendan deberán emitir un máximo de un 55% de dióxido de carbono con respecto a los niveles que emiten actualmente. En el 2035, todos los vehículos que se vendan deberán ser ZEO -cero emisiones-, aunque los que hayan sido comprados antes de este periodo y estén dados de alta en el organismo estatal correspondiente podrán seguir circulando.

Con estas nuevas medidas que pretenden impulsar la transformación de la industria de la automoción, se espera que en el 2050 hayan desaparecido todos los turismos que utilizan gasolina o diésel y nos encontremos ante la completa electrificación del sistema de transporte por carretera.

Además, el nuevo Fit for 55 establece que, a partir de 2035, deberá existir un puesto de recarga de electricidad cada 60 kilómetros en las principales vías de circulación – 150 kilómetros en el caso de hidrógeno-.

2035 será el año límite para contar con una red de puntos de recarga (en condiciones)

Se prevé entonces, que ese será el año límite para que los países dispongan de una red de puntos de recarga eléctrica mínima. Un objetivo que resultará difícil para la mayoría de ellos, especialmente para España. Y es que, según la patronal de fabricantes, nuestro país se encuentra a la cola de Europa en cuanto electro movilidad.

Por este motivo, ahora que llega el verano y las vacaciones, un gran número de personas se preguntan, ¿es posible viajar tranquilamente con un coche eléctrico?

La respuesta es sí, pero teniendo en cuenta ciertas condiciones.

Debido a la limitada autonomía de muchos de los vehículos eléctricos, viajar a nivel internacional resultaría una tarea realmente complicada. Sin embargo, un viaje a escala nacional podría ser posible y nos ayudaría a reducir de forma significativa el gasto en transporte del mismo.

Lluís Riba, propietario de un turismo 100% eléctrico y ZEO fan, asegura que en la actualidad es posible viajar con coche eléctrico de gama media siempre que no te desplaces a más de 100 km de distancia. En el caso de contar con un coche eléctrico de gama alta, como uno de la marca Tesla, la cosa cambiaría.

Por una parte, la deficiente red actual de puntos de carga eléctricos en España entorpece los viajes de una mayor distancia. Mientras que, por otra, nos encontramos ante una limitada autonomía de la mayoría de los vehículos actuales, que ronda entre los 200 y 400 km.

“Hay pocos puntos de carga rápidos en España”

Lluís Riba

ZEO fan y propietario de un vehículo eléctrico Nissan

“En España, hay pocos puntos de carga en las rutas de desplazamiento entre grandes ciudades. Muchas veces, para poder cargar el coche, tienes que salirte del camino y buscar algún gran centro comercial donde haya alguno” asegura Riba.

Para él, uno de los mayores problemas es que al llegar al punto de carga habilitado, no siempre hay garantías de que funcione o esté libre, ya que puede estar ya ocupado por otro vehículo.

“Cuando dispones de un vehículo eléctrico para desplazarte, debes plantearte un viaje diferente. Debe haber mucha planificación y estrategia” asegura Riba, que ha realizado dos viajes de media distancia entre Cataluña y Valencia. En este sentido, debes buscar los puntos de recarga que hay por el camino, mirar si puedes parar en un sitio para comer que disponga de cargador eléctrico, buscar rutas alternativas por si los cargadores no funcionan, etc.

“Yo porque pongo todo de mi parte, pero ahora mismo, tal y como está la situación de las electrolineras en el país, irse de vacaciones con coche eléctrico es una proeza apta solo para valientes” explica Lluís Riba.

Francia y Holanda cuentan con 30.000 y 58.000 puntos de recarga respectivamente

En la actualidad, España cuenta con unos 7.607 puntos de recarga instalados por administraciones y compañías privadas -según recogen los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac)-. A pesar de que éste puede parecer un número muy elevado, en otros países europeos como Francia la cifra supera los 30.000 y en Holanda alcanza los 58,000.

Además, es importante tener en cuenta que la mayoría de puntos de recarga se concentran en las ciudades con más densidad de población. Por este motivo, si una persona quiere irse de vacaciones con el coche eléctrico debe hacer frente a serias dificultades a la hora de encontrar puntos de recarga o de que éstos tengan la suficiente potencia como para no tener que esperar medio día para cargar al máximo el vehículo.

Tal y como apunta Lluís Riba, “con los enchufes de carga comunes puedes tardar hasta 12 horas en cargar el coche”. Por otra parte, los que se encuentran en párkings, centros comerciales o centros habilitados tiene una velocidad de carga de 3 a 5 horas. Mientras que con los de carga rápida, puedes cargar el vehículo al completo en 30 minutos.

De este tipo de puntos de carga más eficientes hay muy pocos. Faltan más puntos de carga en las gasolineras cercanas a las autopistas y autovías” reclama Lluís.

Las ventas de coches ZEO triplican las del diésel

En Cataluña, en junio de 2021 las matriculaciones de vehículos puros, híbridos y de gas triplicaron las ventas de diésel, cifras que hacía años que se mantenían a la par. Durante ese mes, se vendieron 1.390 unidades de coches diésel y 4.103 unidades de vehículos con motor alternativo.

La tendencia de compra parece estar equiparada a los esfuerzos por parte de la comunidad internacional, de realizar una transición escalonada hacia la movilidad eléctrica. En España, por ejemplo, el Gobierno financiará con fondos de la UE la creación de una la planta de baterías para coches eléctricos cerca de los fabricantes de coches. Se habla especialmente de que será cerca de SEAT y de Iberdrola.

Se trata de una medida recogida en el proyecto PERTE estratégico de la automoción, con un fondo de 800 millones de euros en ayudas, que impulsará la fabricación de coches eléctricos en España y pretende transformar el país en un hub de movilidad eléctrica en Europa.

Pero cualquier acción pensada para impulsar la expansión del vehículo eléctrico en el país, debe ir acompañada de una ampliación de la actual red de puntos de carga. Para acoger la evolución del coche eléctrico se debe impulsar el desarrollo de una red pública de recarga potente. En este sentido, en España el último Plan Moves II impulsado por el MITECO augura la instalación de unos 56.000 puntos de recarga para el año 2024.

Aunque exista cierta voluntad política y las tendencias de consumo de la sociedad vayan en esta línea, aun queda un largo camino por recorrer para lograr una movilidad ZEO en carretera.

Sin embargo, algunas iniciativas como Electromaps, que recoge en un mapa detalles y la ubicación sobre puntos de recarga de todo el mundo, o empresas como Wallbox, que permiten a particulares y empresas contar con sistemas de carga eficientes, ayudan a impulsar el cambio.

El sector empresarial y el ecosistema de las start ups trabajan para facilitar este proceso.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO