Chile ha trasladado sus viñas al sur, a la Patagonia, por una única razón: el cambio climático. Des de hace unos años la zona central del país, dedicada tradicionalmente a la producción de vino, se ha vuelto desértica debido al calentamiento global. Es por eso que las grandes familias vitícolas de la zona están trasladando sus viñas a zonas con más altura, donde, aunque crezcan en condiciones extremas, entre árboles milenarios y soportando lluvias, viento y temperaturas frías, tienen más posibilidades de sobrevivir.

No solo han sido las bodegas chilenas las que han decidido cambiar la ubicación de sus viñas. Con el cambio climático se ha generado el fenómeno de losvinos de altura”, sobretodo en países europeos como España y Italia y en toda América Latina. Un vino es considerado de “altura”, cuando sus viñas son plantadas en zonas montañosas por encima de los 1.000 metros, con respecto a los 200-400 metros de altitud de las plantaciones convencionales. 

VINOS DE ALTURA

Los vinos de altura consiguen una mayor calidad gracias a que se retrasa la fecha de maduración de la uva y reduce los riesgos de enfermedades que atacan la vid. 

CSIC

Las regiones como el Valle de Aosta (Italia), Vall d’Aran (España), Heidadorf (Suiza) o las múltiples zonas elevadas de Argentina o Bolivia, se han convertido la cuna de los denominados vinos de altura. En Cataluña, Bodegas Torres fue una de las primeras bodegas en apostar por cultivar viñas en la montaña, en Tremp, para intentar sofocar los efectos del exceso de calor sobre las viñas. La bodega Borda Sabaté apostó por cultivar en algunas zonas de los pirineos como La Cerdenya o Andorra mientras que las bodegas Castell d’Encus lo hicieron en el área de Talarn.

El cambio climático ha dejado cosechas con hojas secas y uvas quemadas en el Priorat

Y es que, aunque no exista consenso sobre si el cambio climático está dejando huella en la calidad de los vinos, los expertos aseguran que el aumento de la temperatura provoca un adelantamiento de las vendimias. También puede generar efectos negativos en las propias cosechas, como las vividas en el Priorat. Allí la producción se ha visto reducida al 50% a causa de las elevadas temperaturas que se han dado en verano: Hojas secas y uvas quemadas por el calor.

Según se adelantó en la Conferencia Mundial de Cambio Climático y Vino, la mayoría de viñedos son capaces de adaptarse a climas extremos aunque, si el incremento de la temperatura media del planeta supera los 2º, en algunas regiones resultará imposible cultivar una uva vinífera -uva capaz de producir vino de calidad-. Para la supervivencia del sector vinícola es necesario tomar acciones ZEO en todos los sectores y ámbitos de la sociedad, solo así se podrá mantener un incremento de la temperatura no superior o igual a los 1,5º, tal y como marcan los objetivos del Acuerdo de París.

En España los expertos utilizan la escala climática de Winkler, que va de la escala I -uva vinífera-, a la escala V -uva no vinífera-. Ahora mismo la mayor parte de la península se encuentra en la escala IV, a un paso de que sea imposible producir vino.

La producción vitícola en España ha caído un 42% desde 1980

En 2017, el informe anual del potencial de la producción vitícola del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), constató una caída continuada del cultivo de vino de un 42% de la superficie cultivada. En 1980 existía una superficie cultivada de 1.624.662 hectáreas, mientras que en la actualidad, apenas superan las 950.000 hectáreas.

El cambio climático ha favorecido la “fiebre vinícola” en Reino Unido

Aunque también para algunas áreas y regiones, el cambio climático ha sido favorable para la producción vinícola. Es el caso de Reino Unido, un país frío en el que nunca podríamos haber imaginado que la viña mediterránea prosperase. En 2015 Gran Bretaña aumentó su producción vinícola alrededor de un 300% a causa de cambios en las condiciones meteorológicas del ecosistema inglés. La subida global de las temperaturas ha generado en Gran Bretaña una situación climática perfecta para el cultivo de viñas.

En la actualidad el viñedo más grande de Gran Bretaña, el viñedo Rathfiny, ubicado en el condado de Succex, ya cuenta con más de 161 hectáreas. Hace 50 años, la temperatura en el condado de Succex era de 12,5º, hoy supera los 15º. Con el cambio climático la superficie dedicada a los viñedos en Reino Unido creció otro 150% el 2016 y aún sigue creciendo.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
HAZTE ZEO
close slider

únete a la comunidad ZEO

Mantente al día de las últimas acciones, eventos y noticias ZEO