El mundo de las finanzas es incierto, y un día una empresa está generando más beneficios que nunca y, al siguiente, resulta que todos sus factores de éxito han diluido rápidamente. El cambio climático y sus efectos, que ya se han hecho patentes en los últimos años, están haciendo replantear las economías mundiales, que hasta hace poco sólo se preocupaban de los niveles de producción y de los beneficios que conllevaban.

Ahora, debido a un mayor nivel de conciencia en el ámbito mundial, las empresas también están empezando a preocuparse por los efectos contaminantes que están generando, día tras día, y que afectan al mundo y su futuro.

Quien ha dado durante los últimos días un paso adelante en la lucha por los objetivos ZEO planteados para los próximos años es Larry Fink, propietario de BlackRock, una empresa que mueve aproximadamente unos seis billones de euros en todo el mundo.

El empresario, en un comunicado que ha sorprendido a los propios inversores de Wall Street, ha explicado que, a partir de ahora, estará más atento a las empresas en las que invierte, y que uno de los factores que más tendrá en cuenta es el del grado de emisiones y de contaminación que generen durante sus fases de producción. A pesar de ser un comunicado con un alto grado de marketing, también representa un cambio en cómo las grandes fortunas plantean sus inversiones.

El mundo empresarial, con los gigantes de Wall Street a la cabeza, están empezando a dar la importancia necesaria al cambio climático y las emisiones GEI.

Con el anuncio de Larry Fink se demuestra que, cada vez más, el compromiso climático de las grandes empresas será fundamental en el terreno de las inversiones. ¿Qué significa esto? Que aquellas iniciativas que no tengan ningún cuidado del medio ambiente y que sólo estén preocupadas por sus beneficios podrían verse afectadas por las decisiones de los empresarios más poderosos de Wall Street.

Beneficios para las empresas ZEO

Wall ST

Cambios como estos podrían ayudar a que las empresas con un mayor compromiso hacia las cero emisiones sean altamente beneficiadas ya no sólo por los consumidores, sino por los mismos inversos de las grandes bolsas mundiales. Esto repercutiría directamente en el modelo económico que sustenta las grandes empresas en la actualidad, ya que tendrían que poner el foco en nuevos métodos de producción que beneficien al medio ambiente y, por consecuencia, a ellos mismos.

En la actualidad, ya son muchas las empresas que han puesto en marcha planes específicos para reducir las emisiones y para conseguir, en un futuro, el objetivo de cero emisiones que muchos países e inversores han firmado de cara al 2050.

Conciencia climática en aumento

La conciencia climática, que cada vez está más presente en la población, parece que también está incorporándose al discurso de las grandes empresas, que ya han visto como los gobiernos y las instituciones ponen un precio para la emisión de gases contaminantes a través de varios mecanismos de mercado, tal como explicaba Ismael Romeo en una entrevista publicada en Plataforma ZEO.

Estos derechos de emisión han hecho que cada vez sea más caro para las empresas emitir gases GEI. Por tanto, se trata de una ayuda para acercarse a un objetivo ZEO de cara al 2050. Entre las instituciones públicas, los inversores y los mismos consumidores se debe ayudar a incentivar que las empresas que hagan frente al cambio climático sean las que más beneficios terminen percibiendo.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO