Con un poco de suerte, y si las empresas y organizaciones cumplen la promesa ZEO de ser neutras en carbono para 2050, nuestra plataforma desaparecerá. Ya nos seremos necesarios; Se habrá cumplido nuestro sueño, nuestra razón de ser.

 Desde que se ha declarado la emergencia climática en muchos países e instituciones, en parte gracias al éxito de movimientos como Fridays For Future liderado por la joven Greta Thumberg, muchas empresas se van declarando ZEO.

En la cumbre del clima celebrada el mes pasado en New York, dónde Greta Thunberg efectuó un discurso mítico para la historia de la movilización frente al cambio climático, 77 países se comprometieron a ser ZEO –Zero Emissions Objective – apuntando a 2050 como límite. Además, 12 países europeos, entre ellos España, Alemania y Reino Unido, se han comprometido a realizar aportaciones  económicas al Fondo Verde Europeo, para ayudar a la transición energética de países en vías de desarrollo. Rusia se ha adherido finalmente al Acuerdo de París y con este ya son, 187 los países que se comprometen a actuar para contener el incremento de la temperatura media planetaria hasta los 1,5ªC y nunca pasar de los 2ºC.

Uno de los aspectos más positivos del encuentro de New York fue el compromiso de 87 empresas a reducir sus emisiones y cambiar sus negocios para hacer frente a los objetivos de dicho acuerdo. Al fin y al cabo necesitamos a las empresas para conseguir cumplir objetivos de reducción de emisiones. Según el Observatorio de Sostenibilidad, en España sólo 50 empresas son responsables del 34% de emisiones del país y del 85% de emisiones fijas (no difusas).

 Ese mismo día de estas 87 empresas, 28 adoptaron el compromiso de ser ZEO para 2050. Entre las empresas firmantes estaban Acciona, Vodafone Group, Unilever, Mahindra Group, Telefónica, Iberdrola, KLP, Levi Strauss&Co o Hewlett Packard Enterprise. 

British Airways, Iberia y Vueling se comprometen a ser ZEO hasta lograr la neutralidad en 2050

Hace sólo unos días, el grupo IAG formado por British Airways, Iberia y Vueling también dio un paso adelante y se comprometió a ser ZEO hasta 2050. Será una tarea difícil puesto que, a corto y medio plazo no existe aún una alternativa sostenible al queroseno como combustible. Por eso IAG ya ha emprendido en Reino Unido un plan para compensar o limitar las emisiones de sus vuelos.

Aún así, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh aseguró frente al aeropuerto de Heathrow que “no podemos escudarnos en que la industria aérea sólo supone un 2% de las emisiones globales, porque con el crecimiento del sector esta cuota aumentará en los próximos años”.

La compañía intenta empatizar con las nuevas generaciones como el movimiento sueco Flygskam en contra del transporte aéreo. “Los proyectos de aviones híbridos no serán una realidad hasta dentro de bastante tiempo, por lo que hay que actuar ya y cambiar cosas en la industria hoy”A partir de 2020 compensarán el 100% de sus vuelos domésticos con proyectos de reforestación que reviertan el cambio climático, una medida similar a la que ya han adoptado otras aerolíneas como Air France o Ryan Air.

Y es que, para el sector de la aviación, de momento, la compensación parece la única opción. La compañía alerta de que los biocombustibles, como el biofuel, que genera un 70% menos de emisiones de CO2, sólo representarán el 10% de los combustibles aéreos.

El sector del tren puede mostrar una cara más positiva en todo esto. El avance de las nuevas tecnologías y la creciente normalización de fuentes de energías renovables, está permitiendo a cientos de países establecer Planes de Elecrtrificación de sus líneas de forma más eficiente.

Aunque Renfe ha reducido sus emisiones un 56%, el 32% de su sistema sigue siendo diésel

En eso la compañía española RENFE lleva años de ventaja. Desde 1990, cuando el mayor acuerdo internacional en la lucha contra el cambio climático era aún el Protocolo de Kyoto, la compañía de transporte empezó a crear estrategias para reducir su huella de carbono y ahora ya la han reducido hasta un 56%. Actualmente, el 89% de los trenes de viajeros y mercancías son eléctricos, aunque solo está electrificada el 68% de la red ferroviaria. El 32% del sistema está aún propulsado por locomotoras diésel.

 Por cada pasajero y kilómetro recorrido RENFE emite 24,2 gramos de CO2. Hace 27 años esta cifra era el doble, 43,2 gramos de CO2. Aún así no es suficiente. Por eso la compañía se ha comprometido a ser ZEO -cero emisiones- para 2030.

Una vez conseguida la electrificación total de sus trenes con la ayuda de ADIF -que ya trabaja en un plan para renovar o adaptar su parque diésel-, el objetivo de la compañía es tener un suministro de energía 100% renovable.

LG será cero emisiones en 2030 evitando a la atmósfera 950.000 toneladas de CO2

Si nos alejamos del sector del transporte también sorprenden decisiones como la de la empresa LG, que también adelanta su objetivo ZEO a 2030. La empresa electrónica conseguirá ser Cero emisiones con una hoja de ruta que incluye la instalación de paneles para reducir las 950.000 toneladas que produce la compañía anualmente, la inversión de fondos en soluciones como las enfriadoras de alta eficiencia y la obtención de nuevos créditos de Reducción de Emisiones Certificadas (CER).

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO