En los últimos años, la lucha climática ha ganado aliados que ayudarán a la humanidad a ser cada vez más ZEO y así poder cumplir los objetivos del Acuerdo de París 2015. Grandes organismos internacionales, como las Naciones Unidas o la Comisión Europea, han demostrado un creciente compromiso a la hora de establecer nuevas acciones y medidas que favorezcan la descarbonización de la economía y la transición a la energía y la movilidad verde.

Por su parte, la sociedad también ha efectuado pasos de gigante en cuanto a la concienciación y la divulgación climática. Una de las mechas fue encendida por la joven sueca Greta Thunberg y le siguieron jóvenes de ciudades de todo el mundo y múltiples “Huelgas por el Clima” orquestadas por Fridays For Future  y Rebellion Extinction.

Esta ascendente conciencia climática también ha conquistado la política. Y es que la semana pasada, la marea verde llegó a la política francesa. Durante la segunda vuelta de las elecciones municipales, que se habían pospuesto tres meses a causa de la crisis sanitaria, el partido liberal francés no ha logrado la victoria en ninguna ciudad de más de 100.000 habitantes. Según datos comunicados por el gobierno francés, 8 de las 10 ciudades más pobladas tendrán alcaldes verdes.

Se trata de un hecho inédito en la historia de la política francesa, que deja a Emmanuel Macron sin el control de las grandes ciudades. En las grandes urbes como Lión, Burdeos, Estrasburg, Tours o Poitiers, la ciudadanía escogió alcaldes ecologistas. Es un gran avance para el panorama ecologista con el partido europeo de Los Verdes (EELV), que hasta ahora solo había logrado conquistar la ciudad francesa de Grenoble. La esfera mediática francesa ha bautizado esta positiva situación como la “marea verde”.

Grandes ciudades francesas han elegido alcalde ecologista

En la capital francesa, fue la socialista Anne Hidalgo la que logró la victoria gracias a la coalición con el partido verde bajo el nombre París en Común. En la segunda ciudad más poblada de Francia, Marsella, lo hizo la progresista y ecologista Michèle Rubirola y en la ciudad de Grenoble, que volverá a ser para los verdes, lo consiguió el político Eric Piolle.

Las fuerzas políticas ecologistas superan a la derecha y logran el 13% de los votos

La clara victoria de las fuerzas políticas ecologistas, que se sitúan por delante de la derecha con el 13% de los votos, supondrán un claro punto de inflexión para el presidente francés, que deberá tener en cuenta más que nunca la lucha climática como una prioridad.

Un hecho que ha quedado doblemente contrastado después de que Macron anunciase que destinará 15.000 millones de euros para la transición a la economía verde. Además, el mandatario se ha mostrado abierto a celebrar un referéndum sobre las propuestas presentadas la semana pasada por la Convención Ciudadana sobre el Clima.

Ahora el gran reto para todas estas nuevas fuerzas ecologistas, será demostrar que la lucha climática es compatible con el crecimiento económico –  contradiciendo a las fuerzas políticas de derechas-. Convencer a la ciudadanía de la importancia de hacer frente al cambio climático para la supervivencia del planeta y para el progreso de la economía francesa, es primordial de cara a las elecciones presidenciales de 2022.

El antecedente: La política ecologista en Alemania

La llamada “marea verde” está echando raíces alrededor de todo el planeta. Este 2020 ha logrado grandes victorias en Francia, el pasado 2019 lo hizo en la Eurocámara, dónde obtuvo 69 escaños y se convirtió en la cuarta fuerza política, y el 2018 lo consiguió en Alemania.

En las elecciones celebradas en octubre de 2018 en el estado de Baviera el partido verde logró obtener un 17,6% de los votos convirtiéndose en la segunda fuerza política y el partido más importante de la izquierda, mientras que el partido de la Unión Social Cristiana (CDU) obtuvo un 37,2% y el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) cayó a un 9,7%.

Las fuerzas políticas verdes en Alemania se han vuelto más votables

Se estima que la CDU y la CSU perdieron en suelo bávaro hasta medio millón de votos que se decantaron por el ecologismo. Según expertos y politólogos alemanes, los partidos ecologistas han dejado de ser concebidos como los “partidos de la prohibición”. Ahora son más votables y representan una alternativa viable ante el desencanto con la socialdemocracia alemana.

El éxito del mensaje ambiental o ecologista en Alemania también tiene que ver con las condiciones climáticas extremas vividas en los últimos años -con olas de calor y sequías-, la problemática del dieselgate y el hecho de que hasta un 73% de los alemanes cree que la política climática del partido CSU, liderado por la canciller Angela Merkel, no está haciendo suficiente por el planeta.

Por ello, además de Baviera, el partido verde alemán Alianza 90/Los Verdes se encuentra en la oposición en los Estados federales de Baja Sajonia y Renania y gobierna junto a la Unión Demócrata Cristiana (CDU) en Baden-Wurtemberg.

Después de que las fuerzas políticas verdes hayan conquistado países vecinos como Francia y Alemania, parece que el próximo debería ser España. Aunque Equo, el partido verde en España, no tiene casi ningún tipo de representación y únicamente cuenta con la diputada Inés Sabatés como representante del partido en el grupo parlamentario plural, la ambición climática en el Gobierno parece haber aumentado considerablemente.

La realidad es que el PSOE, a través del nuevo MITECO, con Teresa Ribera al frente, ha apostado claramente por la lucha climática. El borrador del PNIEC español fue valorado como uno de los más adecuados a los objetivos de la UE. Como declaró a Plataforma ZEO la abogada ambiental Alba Iranzo del IIDMA “es la primera vez que hay un Ministerio en España dedicado a la transición energética y a la lucha contra el cambio climático, como objetivos prioritarios”.

Para Iranzo, el logro más significativo ha sido la voluntad de desbloquear situaciones que se estaban alargando demasiado, como el cierre de minas o centrales de carbón, o la elaboración de la Ley de Cambio Climático.

El enfoque del nuevo MITECO podría ir en línea con el de la mayoría de partidos verdes europeos. Y es que, además de haber sacado adelante reformas legales para favorecer el autoconsumo o haber incrementado el presupuesto para facilitar la transición a la movilidad eléctrica (Plan Moves II), este ministerio está realizando una clara apuesta por lograr ser ZEO en el 2050.

El ejemplo más reciente de esta voluntad ha sido el cierre de siete centrales de carbón el pasado lunes. Estas fuentes de emisiones GEI finalmente han sido clausuradas para respetar el nuevo PNIEC español. Las centrales, ubicadas en Teruel, Asturias, A Coruña y Córdoba de Viesgo, no cumplían los criterios ambientales establecidos en este documento y debían ser cerradas tras finalizar el periodo del Plan Nacional Transitorio (PNT).

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZTE ZEO
close slider

Conoce las últimas Acciones, Ideas y Noticias ZEO